Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 20 de Enero de 2020

Otras localidades

Consumir cannabis en el trabajo no suele traer buenas consecuencias

Es raro que en una entrevista de trabajo te pregunten si vas a estar consumiendo cannabis mientras estés atendiendo tus responsabilidades. A nuestro protagonista de hoy, Richard Abath, no se lo preguntaron, y eso fue un factor decisivo para su fama.

()

Richard era uno de los vigilantes de seguridad de Museo Isabella Stewart Gardner de Boston, y en sus largas noches sin incidentes buscaba siempre un momentito para echar unas caladas. El 18 de marzo de 1990, hace hoy 29 años, dos hombres decidieron disfrazarse de policías y entrar a robar en el museo. Llamaron al interfono diciendo que había habido un incidente en el exterior del museo.

Al estar el compañero de Richard haciendo la ronda de vigilancia, sólo pudo consultar a su propio cerebro. Tenía instrucciones claras de no dejar entrar a nadie, pero por otro lado, se sentía intimidado por los uniformes. Así que los dejó entrar. Una vez dentro, uno de los falsos policías le dijo a Richard que su cara le sonaba, y que creía que había una orden de arresto a su nombre.

Con la paranoia ya disparada, Richard salió del recinto de guardia, donde estaba el botón para hacer sonar la alarma. Los ladrones lo pusieron contra la pared y lo enmanillaron. Poco después llegó el otro guardia de seguridad, que también fue esposado. Richard les preguntó entonces a los falsos policías que por qué los arrestaban, momento en el que los ladrones le explicaron la auténtica naturaleza de su visita, antes de encerrarle junto a su compañero en el sótano del museo.

Los ladrones robaron arte por valor de 500 millones de dólares, y a día de hoy no se han recuperado los cuadros. No sabemos si Richard se ha recuperado ya, pero sí que estoy seguro de que tuvo una jornada laboral peor que la tuya de hoy. O eso espero, vamos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?