Domingo, 28 de Noviembre de 2021

Otras localidades

El dietario de Ramoneda

Optimismo peligroso

Josep Ramoneda analiza cómo llegan las distintas fuerzas a la campaña electoral y alerta del peligro del optimismo del PSOE; la posición de Torra ante la advertencia de la Junta Electoral de retirar los lazos amarillos de los edificios públicos y los debates de Macron en Francia

Los socialistas venden un optimismo peligroso, porque nada está escrito para el 28 de Abril. El electorado conservador está movilizado, con las peores banderas y a costa de abandonar el centro. Pero irán todos a las urnas. El electorado progresista viene dando síntomas de que empieza a despertar, pero ¿llegará a tiempo el efecto bola de nieve? El presidente Sánchez ha de encontrar el tono, no sea que por ganar legitimidad hacia el centro, aleje de las urnas a parte de los suyos. Y todos sabemos que hay sectores muy poderosos que desearían un gobierno PSOE-Ciudadanos. No es un momento para frivolidades. La situación es muy delicada y hay que parar los pies a una derecha que lleva el neofascismo a cuestas.

La obligación de un gobernante es gobernar. No tallarse una falsa figura de héroe. No tiene sentido que Torra intente retrasar el cumplimiento de la orden de la Junta Electoral que le ordena retirar lazos amarillos de la Generalitat, ni que busque socializar el problema dejando la decisión en manos de cada conselleria. Él es el responsable en última instancia. ¿Qué ganaría con una inhabilitación? ¿Seguir dando la vara? ¿Obtener el reconocimiento que no le ha dado su papel de vicario de Puigdemont? El tiempo de jugar a hacer política se agota. Lo que se necesita es un liderazgo efectivo que trabaje a fondo para el retorno a la política de lo posible. No tiene sentido mantener a la ciudadanía encallada en una promesa que todos saben que hoy no está a su alcance.

Cosas que solo ocurren en Francia. Ayer lunes, el presidente Macron estuvo debatiendo durante ocho horas y diez minutos (hasta pasadas las dos de la madrugada) con 64 intelectuales y académicos franceses de diversas disciplinas. France Culture lo emitió en directo. Y no era una jornada fácil para el presidente porque el fin de semana los sectores radicales de los chalecos amarillos habían incendiado les Champs Elysées. El día giró en torno al discurso securitario y las promesas de mano dura; la noche en un diálogo interminable con aquellos que, al decir de Macron, saben jerarquizar los conocimientos. Como combinar representación y deliberación, como hacer más horizontal un régimen tan vertical como la V República. En Francia, ni la marea digital ha conseguido ahogar todavía la vieja figura del intelectual público. No sé qué pensaría Macron de Peter Sloterdijk, el filósofo alemán que estos días presenta en París un libro en que describe Europa como “un club de perdedores”.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?