Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 20 de Julio de 2019

Otras localidades

Una amenaza mundial

Josep Ramoneda analiza la reunión entre Trump y Bolsonaro, líderes de la internacional de la derecha populista; la idea de Abascal de legalizar las armas; y la decisión de Torra de delegar en sus consellers la retirada de los símbolos a los que le obligaba la Junta Electoral Central

A nadie puede escapar el enorme significado del encuentro Trump-Bolsonaro en Washington. Presidente de Estados Unidos, el primero, de Brasil, la gran potencia sudamericana, el segundo, hoy representan el liderazgo de la internacional de la derecha populista. Y su presencia propaga y legitima, a ojos de mucha gente, el fenómeno. Su bandera es haber derrotado a Hillary Clinton y su conexión con el universo feminista y con las minorías raciales, al PT de Lula y al inmenso mundo de la diversidad brasileña, siempre en nombre de la libertad sin límites para el dinero, para enriquecerse, para destruir el planeta, para ser alguien. Y con una bandera común: el machismo y la cultura de las armas. Cuando los jefes gritan, los peones se envalentonan. Último episodio: Santiago Abascal quiere traer a España la liberalización de las armas. ¿Tenemos ya el lobby del rifle aquí? Con Trump al frente, es una irresponsabilidad tomarse un fenómeno como Vox como una broma. No es un problema español, es una amenaza mundial

El gobernante es el máximo responsable de los actos de un gobierno. Y es muy feo que comprometa a otras personas en responsabilidades que solo a él le conciernen. Es lo que ha hecho el presidente Torra trasladando a los consellers la decisión sobre la retirada de lazos amarillos en sus edificios, o exponiendo a los Mossos a tener que actuar por orden de la Junta Electoral o apelando al criterio del defensor del pueblo. Al presidente se ha dirigido la Junta, suya es la responsabilidad. Es libre de jugar a la provocación si este es su cálculo político, pero no de comprometer a los demás. Principio elemental de ética del mando.

Debate sobre el cambio climático en Barcelona. Una frase de Pierre Bourdieu ha planeado sobra la escena: “La verdad por sí misma carece de potencia política”. Solo se podrá convencer a la ciudadanía de afrontar el problema aunque ya sea tarde si se encuentra una narrativa. Una nueva idea de ¿qué es la vida buena?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?