Últimas noticias Hemeroteca

Los políticos que quedan fuera de las listas electorales del 28 de abril

Analizamos con el doctor en Ciencias Políticas Lluís Orriols la composición de las listas electorales

El diputado de Podemos Pablo Bustinduy. / ()

  • Escucha el tramo completo de 'Hora 25':

Este impás preelectoral suele ser tiempo de zozobra en los partidos políticos. Es el momento de la elaboración de las listas electorales en el que no siempre se cumple la máxima de reservar espacio para los mejores o para aquellos con más experiencia. Ya sea por una renuncia personal o por decisión estratégica de los jefes de campaña hay una lista de diputados que cambiarán de aires y no veremos en la tribuna de oradores del pleno del Congreso.

El último dirigente que ha decidido dar un paso atrás ha sido el diputado de Podemos, Pablo Bustinduy. Podemos lo había elegido como cabeza de lista para las europeas pero esta mañana ha sorprendido al anunciar su renuncia.

Bustinduy asegura, en una carta publicada en redes sociales, que no tiene ni la fuerza ni la entereza necesaria para seguir y que hace lo que cree más honesto y constructivo. Bustinduy era el último errejonista que quedaba en la dirección de Podemos y su renuncia llega sólo dos días antes del regreso de Pablo Iglesias. Entró en el Congreso en 2015 y este jueves se alaban sus intervenciones en el pleno. Muchas incluso se han hecho virales en la red. Un ejemplo es la que tuvo lugar el pasado 27 de febrero sobre la crisis y el Estado de Bienestar.

"Es el capitalismo a la europea en la era de la austeridad. Rescatamos a los que hundieron el sistema, nosotros pagamos las facturas y a ellos los hacemos intocables. Todo esto no es el resultado de una tormenta. El desmantelamiento del Estado del Bienestar, del estado social que le dio sentido a Europa, es una operación política intencionada que cristaliza en ese artículo 135. El Estado debe garantizar primero los intereses de los acreedores financieros y después, si puede, pagar hospitales y pensiones", denunciaba ese día desde la tribuna. Este jueves, en su despedida, no hay mención alguna a Pablo Iglesias.

Responde Lluís Orriols, doctor en Ciencias Políticas

¿Te ha sorprendido la renuncia de Bustinduy o se veía venir?

No esperaba esta noticia, pero tampoco me parece sorprendente tras los acontecimientos que estamos viendo que afectan ya no solo a Podemos, sino también al resto de partidos. Estamos en un momento de gran convulsión política donde los partidos se están redefiniendo. No estamos en velocidad de crucero, sino que los partidos se están readaptando a un nuevo entorno. Particularmente está ocurriendo en la derecha. En este caso de Bustinduy no es un caso de readaptación, ya que este espacio quedó definido en Vistalegre II, pero si en reabrir las heridas a tres meses de las elecciones, que es el error táctico de un partido más grave de los últimos años.

¿Qué pesa más en la elaboración de las listas: la capacidad del diputado o la afinidad al líder?

El político tiene que haber un compromiso entre ambas. La fidelidad no tiene que ser antagónica al talento, se puede ser talentoso y fiel, pero es verdad que sorprende cuando los partidos se dotan de sistemas de primarias para elegir sus candidatos y luego hay mecanismos correctores de esas primarias. Cuando el electorado habla parece que debe ser la última palabra, pero esto no es tan escepcional en política. Las primarias muy a menudo los partidos intentan buscar un compromiso entre dar voz y tener poder de veto o preseleccionar candidatos.

¿Hay algo de ajustar cuentas en estas decisiones?

Esto me parece más comprensible en el caso del PP. El PP llevaba muchos años dando la espalda a la crisis política. Era un partido que había quedado congelado y necesitaba un remodelación y eso llegó, tarde pero llegó. Es normal que el PP se redefina en un espacio absolutamente distinto y donde sus postulados ideológicos nada tienen que ver con hace un año. Eso se tiene que trasladar en el equipo. No me parece sorprendente el PP.

En el caso del PSOE, obviamente también ha habido un cambio estratégico importante, pero fue hace más tiempo. Se podían haber lamido las heridas un poco mejor y haber dado un margen para la integración de las distintas facciones políticas. Si alguien piensa que tener un grupo fiel es ventajoso se equivoca. La fidelidad muchas veces se paga con ruido. Cuando a las facciones perdedoras no tienen una posición cómoda en el partido pueden generar ruido. Se intercambia ruido interno por cuotas.

Esta vez Podemos no ha sido una excepción. La lista de bajas no se limita sólo a la formación morada. Los dos grandes partidos se llevan la palma, especialmente el PP. La renovación de Pablo Casado en sus listas deja fuera a figuras con amplia experiencia parlamentaria y de Gobierno como Cristobal Montoro. "El Gobierno echó en anzuelo, pero sin un cebo mínimamente atractivo, los pececitos se van a otros sitios", decía Montoro para justificar la última amnistía fiscal. El dos veces ministro y diputado desde 1993 no ocupará esta vez ningún puesto al Parlamento. En idéntica situación, otros marianistas como Jose Luis Ayllón, Fátima Báñez o el exportavoz del gobierno Iñigo Méndez de Vigo.

"Permítanme que acabe recordando a Cervantes. El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho. Por tanto, a la feria de Libro a comprar libros, que este año también es un buen año para el libro". Con recomendaciones culturales como ésta finalizaba sus ruedas de prensa de los Consejos de Ministros. Méndez de Vigo abandona la política activa después de 30 años. Otros, como Rafael Hernando, dejarán el Congreso y irán al Senado. Será número uno por Almeria.

En el PSOE, han perdido, en general, los que no apoyaron a Pedro Sánchez en las primarias. Uno de ellos es Ignacio Urquizu, desplazado por el propio Sánchez en las listas a pesar de haber obtenido el apoyo de las bases socialistas para ser número uno por Teruel.

¿Te sorprende alguna de las bajas?

Me han sorprendido más las altas. Urquizu obtuvo el 90% del apoyo de su territorio pero también es cierto que formaba parte del apoyo a su rival. Es normal que los partidos lo hagan. No es una situación de normalidad. Pero me han sorprendido las altas. Sobre todo las altas de Vox. Son erráticas. Pensábamos que Vox iba a ser un partido de corte de extrema derecha populista de nuestro entorno, pero estos raramente reclutan a gente del stablishment. Encontrate a militares o históricos del PP lo que hace es poner una losa a ese proyecto populista. Limitan mucho la capacidad de crecimiento y de alcance que tiene Vox. Ganarán terreno en la competición de la derecha, pero es que la extrema derecha populista se caracterizaba por que creaba coaliciones con votantes de los que muchos procedían de la socialdemocracia.

¿Los fichajes mediático qué efecto tienen?

Esto no es nuevo, se ha estudiado bastante. Reclutar a famosos permite una altísima visibilidad, de dotar al partido de un candidato ilusionante que genera expectativas. Pero también es cierto es que la rentabilidad electoral es escasa. La visibilidad sí. Pero la rentabilidad... Hay casos como el endorsement de Jennifer Aniston al partido demócrata. Los estudios decían que más que sumar, restaba.

Hay más bajas, por ejemplo entre los independentistas. Bajas voluntarias, como la de Joan Tardá, o involuntarias como la del portavoz del PdeCat, Carles Campuzano. "Yo quería quedarme en Madrid. Me quería quedar, tuvimos un debate, discusiones, defendimos unas ideas, parece ser que no nos hicieron mucho caso y por eso no estamos en las listas", decía en 'Hora 25'.

¿Qué te sugiere la pérdida de diputados experimentados en la negociación, como Campuzano?

En el caso de Cataluña, sin duda. De hecho, el grupo parlamentario del Congreso de los Diputados era una reserva de los últimos convergentes y que creían en las viejas lógicas de partidos nacionalistas de pactos. España es una democracia de las más longevas, con gobierno más longevos. Se culminaban legislaturas. A los españoles nos parece normal, pero en un sistema parlamentario no lo es tanto. Eso era gracias a los grupos vascos o catalanes. Esto es probable que muera con este relevo. Había una disputa entre los que estaban en el partido y los que estaban en el Congreso.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?