Últimas noticias Hemeroteca

Demasiados intereses para que todo acabe mal

Josep Ramoneda analiza las posibles soluciones que puede llegar a encontrar el Reino Unido para el Brexit, el lema de la campaña del PSOE para las elecciones generales y las declaraciones de los testigos en la jornada de hoy del juicio al procés

Tal es el embrollo en que se han metido los británicos con su Brexit, que de una tarde a la mañana siguiente se puede pasar de leer que el modelo noruego (es decir la forma más dulce de separación) puede ser la solución a que cada vez está más cerca la ruptura sin acuerdo. Ni tanto, ni tan poco. Sigo pensando que hay demasiados intereses cruzados para que todo acabe mal. Solo un final feliz, podría salvar la reputación de Gran Bretaña, después del espectáculo que está dando. Si lo consiguen, los ingleses seguirán alardeando de que ellos siempre encuentran la buena salida aunque por caminos que los demás no entienden. Si acaba mal, será el fin del mito de la autoestima británica capaz de mantener durante tres siglos la democracia más singular y eficiente del mundo. Y se confirmaran los peores presagios sobre la fragilidad de Europa y el destino de la democracia liberal.

Haz que pase. Pedro Sánchez empezaba a capitalizar su imagen de presidente, su fuerza estaba precisamente en que había adquirido la autoridad que no tiene ninguno de sus adversarios. Y de pronto a algún asesor se le ha ocurrido montarle una campaña personalista que solo banaliza su imagen ¿Qué se consigue con ello? ¿Bajarlo al nivel de Pablo Casado? Alguna razón tienen los que piensan que después de haber capitalizado con templanza y sin ruido la imagen labrada en la Moncloa, este lanzamiento es el primer error no forzado del PSOE. Y no solo por los chistes fáciles que regalan a sus adversarios.

De la insurrección que vio el teniente coronel Baena al ambiente prerevolucionario que percibió el comisario Manuel Quintela. Parece que el juicio contra el proceso catalán ha despertado cierto espíritu creativo en los mandos policiales, como si a falta de rebelión cualquier fabulación fuera buena. Es una manera de abonar el relato de la violencia eludiendo la dificultad de aportar pruebas contundentes. Lo que explica las enormes diferencias de contenido y de tono de las declaraciones policiales según respondan a los fiscales o a los abogados defensores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?