La VentanaLa Ventana
Ocio y cultura
La ventana de los libros

Cuando Los Ángeles perdió un millón de libros en menos de ocho horas

La autora estadounidense Susan Orlean publica 'La biblioteca en llamas' un homenaje a los libros y a las bibliotecas

Los bomberos tratan de apagar el incendio de Los Ángeles en 1986. / Ben Martin (Getty Images)

El 29 de abril de 1986 la Biblioteca Central de Los Ángeles ardió. En el incendio, que duró siete horas y 38 minutos, se quemaron 400.000 libros y otros 700.000 resultaron dañados. A pesar de esto, no fue algo que protagonizó grandes portadas porque, aquel mismo día, tuvo lugar el accidente nuclear de Chernóbil.

La historia de un incendio y un millón de libros

00:00

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/001RD010000005486851/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

La escritora y periodista Susan Orlean (Ohio, 1955) ha dedicado siete años de su vida a la escritura de 'La biblioteca en llamas' (Ed. Temas de Hoy) un libro que es la historia de aquel incendio pero, también, un gran homenaje a los libros, a las bibliotecas y a su madre, la verdadera responsable de su amor por ellas

Orlean había decidido dejar de escribir libros, pero conocer esta historia la fascinó. "Llevaba mucho tiempo pensando en escribir sobre bibliotecas y el amor que siento por ellas. Siempre sentí que ahí había una historia que yo tenía que contar. Cuando me enteré del incendio y de la poca cobertura que tuvo en su momento, supe que ese sería mi punto de partida para escribir una historia sobre las bibliotecas", explica.

La escritora Susan Orlean.

La escritora Susan Orlean.

Para un libro es peor el agua que el fuego. Cuando el incendio se extinguió empezó una carrera contrarreloj para intentar salvar los 700.000 libros dañados. La humedad provocaría moho y eso condenaría a los libros. "Había que sacar los libros cuanto antes y meterlos en un congelador. Era muy importante y el tiempo máximo del que disponían era de 48 horas", nos cuenta Orlean. Tuvieron que hacerlo mano a mano, con una cadena humana. "Dos mil personas se presentaron en la biblioteca preguntando si podían ayudar".

Podían, claro. Los voluntarios fueron sacando los libros, empaquetándolos y mandándolos a los congeladores. Siete años más tarde pudieron descongelarlos y restaurarlos. Fue, de hecho, el mayor proyecto de restauración de libros de la historia. "Lo más impresionante de todo es que la mayoría de esos libros se salvaron", explica Orlean. Casi 33 años después de aquel incendio, muchos de los libros salvados huelen todavía a humo.

Muchos de los bibliotecarios de la Central sufrieron un trastorno de estrés postraumático. Ver arder su biblioteca fue doloroso para ellos. A lo largo del proceso de escritura, Susan quería entender qué pasaba cuando un libro arde y qué trauma nos genera. Sólo tenía una manera de hacerlo. Tenía que quemar un libro. Le resultaba tan doloroso hacerlo que estuvo a punto de tirar la toalla.

"Fue duro, muy duro. Había algo que resultaba terrible y no podía. Parte de mi problema era que no sabía qué libro quemar. Mi marido quiso ayudarme. Llegó con una copia del libro Farenheit 451 y pensamos que era el perfecto. Y lo fue", rememora.

El único sospechoso de haber provocado el incendio fue Harry Peak, un eterno aspirante a actor, y muy mentiroso, que murió en los años 90. Tras tantos años investigando, la escritora no tiene una teoría definitiva sobre él. A lo largo de la investigación policial Peak dio múltiples versiones de lo sucedido. "Era un personaje casi inocente, pero tendía a agrandar su vida y a otorgarle un glamour que no tenía. Y eso fue lo que acabó metiéndole en líos", explica.

En los agradecimientos del libro, Orlean da las gracias a aquellos amigos que le hicieron el favor de no preguntarle constantemente si ya había terminado el libro. Le pregunto si un amigo de verdad es el que es capaz de no preguntar lo que se muere de ganas de preguntar. Se ríe con una carcajada. Y añade: "Es que tardé tanto en escribirlo. Mis amigos me preguntaban constantemente y acabó siendo una especie de chiste entre nosotros. Les dije: no me preguntéis más, cuando lo haya terminado lo sabréis". 

Emma Vallespinós

Emma Vallespinós

Guionista en 'La Ventana'. Coordina la sección dedicada a los libros. Es licenciada en Periodismo y...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00