Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 22 de Septiembre de 2019

Otras localidades

¿Nos comemos a Caperucita?

La escuela pública Tàber, de Barcelona, ha decidido retirar de su biblioteca infantil 200 libros que consideran "tóxicos" porque reproducen patrones sexistas

La escuela pública Tàber, de Barcelona, ha decidido retirar de su biblioteca infantil 200 libros que consideran “tóxicos” porque reproducen patrones sexistas. Entre ellos Caperucita Roja, La bella durmiente e incluso La leyenda de Sant Jordi, aunque también han retirado libros actuales de aprendizaje escritos sin perspectiva de género. La razón es que esos textos reflejan estereotipos que pueden llevar a los niños y niñas de hasta seis años a naturalizar actitudes machistas. De momento, la biblioteca de primaria no ha sido sometida a drenaje.

Seguramente se nos escapa algo, porque aunque parezca buena idea exigir a los nuevos autores una mirada nueva e inclusiva en sus textos, chirría, sin embargo, limpiar una biblioteca de libros clásicos, aun asumiendo la carga sexista de buena parte de esos textos escritos en otro tiempo. Y pareciéndonos razonable que en esas edades tempranas los más pequeños no beban nada de manera acrítica, creíamos que la educación consistía precisamente en eso, en acompañarlos para que aprendan a desentrañar lo que de bueno y de malo tiene el mundo en el que les ha tocado vivir. Y con esa perspectiva, quizás no sea necesario comerse de nuevo a Caperucita, y es posible que un buen texto de Los tres cerditos sea más pedagógico que un mal relato de Los cuatro cerditos y cerditas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?