Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

Así se hace 'Skam', la serie juvenil más comprometida que se consume en redes sociales

La ficción española, que nació como 'remake' del fenómeno noruego, busca representar a una generación inconformista y concienciada

Celia Monedero, Irene Ferreiro y Begoña Álvarez, durante la entrevista en la Cadena SER /

Nació como una adaptación de la serie original noruega, pero se ha consolidado como una ficción con entidad y personalidad propias. ‘Skam España’ acaba de estrenar su segunda temporada en Movistar+, pero también en la web y en las redes sociales, canales que la ficción ha adoptado con maestría para desarrollar una experiencia más real.

Escucha la sección de series completa

‘Skam España’ ha vuelto centrando la trama en Cris, una joven que vivirá una historia de amor que nunca habría esperado. Desde Movistar+ y Zeppelin, siguen alimentando una ficción juvenil que conecte con un público que apenas ve la televisión a la manera tradicional, y ya cuenta con una amplia legión de seguidores que se ven identificados con las tramas y los modelos de visionado. Para conocer más de cerca este fenómeno, hablamos con Begoña Álvarez, productora ejecutiva de la serie y dos de sus actrices, Irene Ferreiro (Cris) y Celia Monedero (Viri).

 ¿Qué novedades estamos viendo en esta temporada?

Begoña Álvarez: Es una temporada muy nueva. Somos el único remake que se ha atrevido a hacer una segunda temporada que no sigue la pauta de la serie original, con el permiso de los noruegos. La Cris que hemos visto en la temporada uno, más despreocupada y fiestera, nos metemos en su vida y su casa para descubrir que no está tan preparada para una historia de amor brutal que la va a descolocar por completo.

Irene Ferreiro: Es raro e intento verme en todos los clips, pero es muy guay tener la oportunidad de protagonizar algo tan chulo, es un proyecto y creo que hace mucha falta ahora mismo.

Celia Monedero: Mi personaje tiene mucho más fondo, algo que se ve mucho más en esta temporada. Además apoya mucho a Cris, todos tenemos algo dentro que no se ve reflejado superficialmente, pero cuando te metes en la vida de los personajes, como hace ‘Skam’, sale a relucir.

La identidad sexual parece ser el tema que vertebra esta temporada, por un lado por el descubrimiento sexual y amoroso de la protagonista, pero también por el canal de YouTube del personaje de Lucas, que cuenta cómo sale del armario, ¿hasta qué punto os interesaba ahondar en lo LGTB?

Begoña Álvarez: Cuando nos planteamos adaptar ‘Skam’ en España, tanto desde Zeppelin como desde Movistar, teníamos claro que queríamos que fuese un reflejo lo más real posible de la sociedad y los adolescentes españoles. Trabajamos con un equipo de psicólogos que hicieron cientos de entrevistas a los adolescentes, y fue generalizada la petición de visibilizar y de referentes de chicos y chicas homosexuales y bisexuales. Nos parecía importante y necesario darles un referente y una historia donde, lo más importante no es ver a dos chicas bisexuales, sino ver cómo lo viven, como no tienen miedo y como los amigos las apoyan.

Irene Ferreiro: No puedo estar más orgullosa de poner la cara de algo que se lleva pidiendo tanto tiempo. Me habría encantado, con 14 años, tener una serie así. Espero que ayude a muchas personas.

Celia Monedero: Es muy necesario, la gente necesita ver que esto ocurre y no tienen que avergonzarse. Va a ayudar mucho y los jóvenes se van a ver más representados. 

La serie tiene una narrativa aparte de los capítulos que pueden verse en Movistar, una narrativa concentrada en la página web, pero que se extiende a las redes sociales. ¿Cómo se gestiona eso? ¿Cómo se decide qué contenido va a un sitio y no a otro?

Begoña Álvarez: En el planteamiento arrancamos como una serie tradicional, y hay un momento en el que lo rompemos todos. Nos permite, en esa búsqueda de lo real, las redes sociales nos permiten complementar. Si únicamente ves lo capítulos en la plataforma lo entiendes todo, pero si ves las redes a tiempo real, da un plus de realidad que ayuda. Hacemos primero los guiones, diseñamos la historia, y luego vemos cómo se puede complementar. Es un proyecto mucho más rico y más real que cualquier otro proyecto en que haya estado.

A nivel de escritura y dirección, ¿cómo es diseñar un capítulo de 30 minutos pero que luego se tiene que dividir en clips?

Begoña Álvarez: Ya el año pasado descubrimos que teníamos que aprender a ver la serie de dos maneras diferentes, porque en un solo clip tiene que funcionar. Tiene que funcionar en un solo clip: tener un detonante, un nudo, un desenlace, dejarlo en algo para el siguiente… Los fans nos habían pedido que los clips sean más largos y lo estamos haciendo también.

¿Cómo es el trabajo con el responsable de las redes sociales? ¿Cómo trabaja un actor con ese guion tan compartimentado?

Irene Ferreiro: El responsable nos dice lo que tenemos que hacer, hace las veces de director de actores.

¿Hay una vocación de ser una serie feminista o que refleje la actualidad de las chicas jóvenes?

Begoña Álvarez: Hay muchos chicos en el equipo, pero es una serie muy feminista y muy femenina, con un alto porcentaje de mujeres en el equipo. Sabemos que tenemos una responsabilidad y queremos que la serie sea útil, tiene que servir para algo más que para entretener. Yo he tenido acceso a ver cómo son los jóvenes hoy en día, y son mucho más que ese dibujo de brocha gorda de gente desganada: es una generación de gente muy concienciada socialmente y hay que dar el valor que tiene.

Celia Monedero: Es muy importante que se visibilicen estos temas, porque sigue habiendo muchos problemas. Hemos avanzado, pero hay situaciones en las que la mujer se sigue sintiendo miedo y yo sigo teniendo miedo de volver a casa sola por la noche.

¿Cómo ha cambiado la representación de los jóvenes en las series adolescentes?

Begoña Álvarez: Cada proyecto nace con un objetivo y va destinado a algo en concreto, y como entretenimiento todos son válidos. La única diferencia es que aquí tenemos la oportunidad de contar las cosas de otra manera y no hay que pagar peajes ni contentar a ningún tipo de público concreto. ‘Skam’ lanza un mensaje de tolerancia. Antes siempre había un personaje adulto que daba la moraleja a los jóvenes, y aquí no, el peso está en ellos. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?