Hora 25La firma de Àngels Barceló
Opinión
La firma de Àngels Barceló

Pierden la furia y el grito, comienza el baile de la gobernabilidad

Àngels Barceló reflexiona sobre los resultados electorales que nos ha dejado la noche de ayer

Pierden la furia y el grito, comienza el baile de la gobernabilidad

Pierden la furia y el grito, comienza el baile de la gobernabilidad

02:24

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/001RD010000005527366/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

En el boletín de las cinco de la tarde, aquí en la SER, Carles Francino ha dicho que más que resaca, los resultados electorales lo que necesitan son digestiones, y así andan hoy todos los partidos políticos intentando digerir el resultado de las urnas, y para algunos la digestión está siendo mucho más pesada que para otros.

Y mientras digieren hay asuntos que no deberían perder de vista, lecturas de los resultados que les pueden orientar de cara al futuro. Y la lectura principal es que la mentira, el griterío, el ruido, la furia, no gustan a todo el mundo. Parece que los ciudadanos se mueven más en las zonas calmadas, donde caben los matices y es posible hablar y escuchar. La participación masiva en las urnas, la intensidad con la que se ha vivido esta campaña y el resultado final son un claro mensaje de los ciudadanos a los políticos y a nosotros, a los medios de comunicación que compramos, a menudo sin reflexionar, la furia y el grito. Los electores ayer dijeron que estas no son las formas.

Y esta es una lectura que deberían hacer todos, que deberíamos hacer todos. Y luego están las particulares que afectan, sobre todo, al PP, que de tanto copiar el discurso de Vox ha expulsado a los conservadores con sentido común y a esa derecha tranquila y necesaria para la gobernabilidad en este país. El peor resultado de la historia del partido es obra de Pablo Casado, que hoy sigue al frente de los populares.

Ciudadanos, que mejora los resultados, debería leer hoy que si su discurso hubiera sido menos hiperventilado quizás esa mejora sería todavía mayor. Ese cordón sanitario a Pedro Sánchez, y el grave error de echar al PSOE de la Constitución, le ha pasado factura. O al menos ha demostrado que buena parte de la ciudadanía hace una lectura de la Constitución muy diferente a la que hace Ciudadanos.

La lectura que hace Podemos es la de convertirse en claves para la gobernabilidad. Ayer mismo, Pablo Iglesias escondía los malos resultados tras la petición de ministerios. Pero con la importante pérdida de diputados, de 71 a 42, no parece que esté en las mejores condiciones para exigir. De momento, hoy guardan silencio y dan esquinazo a la prensa, a pesar de haber tenido reunión esta tarde.

Y lo último Vox, que con 24 escaños no va a poder tener la influencia que pensaba, aunque antes de entrar en el Congreso ya había dejado huella marcando la agenda de la derecha. Ahora ya sabemos cuántos son y el tratamiento debe corresponder a su dimensión. Nada más.

Y este es el panorama con el que el PSOE quiere gobernar en solitario. Empieza el baile.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad