Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 17 de Agosto de 2019

Otras localidades

Se impone el miedo a los irreductibles

Josep Ramoneda analiza los últimos acontecimientos relacionados con el conflicto catalán: la prohibición de la JEC, la decisión de Esquerra de no apoyar a Iceta, la acusación de organización criminal a varios cargos de la Generalitat y la tensa sesión del juicio al procés

La Junta Electoral Central después de autorizar la presencia de Oriol Junqueras en un debate de TV3, la prohíbe a instancias de las autoridades penitenciarias. Esquerra Republicana se apunta al veto al nombramiento de Miquel Iceta como senador por el Parlamento de Cataluña. La fiscalía de Barcelona acusa de un delito de organización criminal a varios cargos de la Generalitat vinculados al 1 de Octubre. Torra declara en el juzgado por los lazos amarillos y se declara dispuesto “a pagar el precio que haga falta”. Y la prensa da cuenta de una de las sesiones más tensas del juicio de Madrid. Muchos nubarrones para un solo día. Si una de las misiones de la legislatura que empieza era encauzar el paso del proceso independentista al postproceso, hay días en que uno sospecha que hay más gente dispuesta a seguir enfangando la escena política que a entrar en una nueva etapa. Los irreductibles siguen condicionando la escena. Es difícil entender qué gana Esquerra Republicana vetando al secretario general del PSC para el Senado, salvo que lo situemos en la pelea con Junts per Catalunya por la hegemonía del soberanismo catalán. Pero son también ilustrativas las reacciones de la otra parte: en el PSOE hay quien se siente aliviado porque queda desmentido así que haya pactos con el independentismo. O sea: falta atrevimiento. En vez de lanzar iniciativas que abran el juego, siempre hay un momento en que se impone el miedo a los irreductibles. A los que no se bajan de las banderas.

Probablemente, Pedro Sánchez se pasó de sobrado al proponer la candidatura de Iceta sin haber informado previamente a los interesados. Pero tiene razón cuando dice que los independentistas “tienen miedo a decir a quienes creyeron en ellos que la independencia no va a ser posible”. Es un miedo infundado, porque la mayoría de los independentistas lo saben: hoy por hoy no se dan las condiciones para la secesión. Y, por tanto, no les sería difícil entender lo que es evidente: que se está en otra fase y hay que renovar liderazgos y estrategias.

Y en medio del ruido una nota de sociología cromática. Me dice una persona que trabaja en el mundo de la moda: en Madrid gustan los brillos, Barcelona es mate. Y si no lo tienes en cuenta, no vendes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?