Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 21 de Octubre de 2019

Otras localidades

Castigarse a sí mismo

Los nacionalistas indepes se niegan a validar la elección de Miquel Iceta como senador autonómico. ¿Quién pierde más con esta decisión? Pierde el Senado, que no podrá contar con un tipo de talento, incluso aunque a veces genere polémica. Pierde el Parlament de Catalunya, que difícilmente encontrará otro candidato de perfil más acusado. Pierde el diálogo territorial, una asignatura en la que el primer secretario del PS está muy bregado.

Pero quienes más pierden son los propios indepes. Porque para armar ruido han escogido el peor camino. La validación de los candidatos autonómicos a senador venía siendo realizada siempre mediante la simple aprobación de los propuestos por cada partido. Era una norma universal, también catalana. No una norma escrita como una ley, sino fraguada por consenso a lo largo de los años. Ocurre que la tradición, o el hábito, o la costumbre consolidada es también fuente de derecho. Al romperla, rompen su propia norma. Y no resultan fiables ante sus electores. Ni previsibles. Si además no resultan aritméticamente necesarios para una mayoría de investidura, afianzan la idea de que lo mejor es no contar con ellos. De ahí que castigan a sus electores con el peligro muy cierto de la irrelevancia: el primer escalón de la inutilidad de su voto.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?