Sábado, 27 de Febrero de 2021

Otras localidades

Diana López Varela

Diana López Varela: "Nadie tiene más derecho a hablar del aborto que las mujeres"

La periodista aborda el tema de la maternidad, la no deseaba, y cómo afecta a la vida de las mujeres a partir de los 30 en su nuevo trabajo

Macarena Berlín junto a Diana López Varela.

Macarena Berlín junto a Diana López Varela. / CADENA SER

Diana López Varela (Pontevedra, 1986), es periodista y escritora. Autora de No es país para coños o directora del cortometraje Feminazi, colabora con diversos medios de comunicación. Presenta Maternofobia, un ensayo que analiza de qué manera la maternidad marca la vida de las mujeres a partir de los 30 años y es que, entre risas, López Varela comenta a Macarena Berlín la existencia de una frontera social a partir de la treintena. "A partir de los 30 a todas nos caen las preguntas impertinentes, no deseadas y empieza esa cuenta atrás biológica". Así la escritora opina sobre la decisión siempre juzgada de la maternidad.

En forma de ensayo, la periodista da forma a este trabajo que nace de la experiencia personal de un embarazo no deseado. "Me pasó lo que creía que jamás me iba a pasar y es que con 30 años acabé sometiendome a una interrupción voluntaria de embarazo". López Varela, quien lleva muchos años en el activismo feminista, no se planteaba que la decisión de someterse a un aborto pudiera afectar directamente a su persona. "Yo pensaba que estaba defendiendo unas mujeres más vulnerables, que sufrían algún tipo de pobreza o violencia y que a mí no me iba a pasar". Cuando le sucedió se vio envuelta en una situación confusa en la que se sentía culpable. Fue ahí cuando observó de manera directa el tabú que suponía este tema. "Sentí que era un tabú tremendo y no conseguí encontrar literatura al respecto, al menos publicada en español, en España, que hablase de testimonios de mujeres que habían pasado por eso. Yo lo necesitaba”.

A falta de esas historias, la escritora se puso a buscarlas. A través su propio relato en Twitter, el cual levantó ampollas pero también reconocimientos. Decenas de mujeres le escribieron, muchas de ellas relatando por primera vez lo que les había sucedido. "Siempre digo que cuando no se cuentan las cosas, ahí es donde entran a cercenarnos nuestros derechos".

"Nadie tiene más derecho a hablar del aborto que las mujeres", sentencia López Varela quien sostiene el estigma que arrastra la interrupción voluntaria del embarazo. !Yo quería que esto saliese de la sombra, ese silencio histórico y que las mujeres hablasen".

En las páginas de Maternofobia recuerda también que a las niñas nacidas el siglo pasado, nadie les explicó que la maternidad era una opción. Cada vez que escucha a un adulto jalear a una niña para que asuma el rol de madre de una muñeca, dice que se le ponen los pelos de punta. La idea de la maternidad a edades tan tempranas no viene sola, si no que se alimenta de lo que se ve y es que en palabras de su autora: "Lo que vives en la infancia te condiciona para el resto de tu vida".

Bajo la premisa de que la información es poder, Maternofobia se torna como un ensayo documentado con datos de difícil acceso ya que la mayor parte se producen en la sanidad privada, como explica ella misma. "Me gustaría saber qué porcentaje de mujeres que abortan en la sanidad privada van derivadas y financiadas por la sanidad pública", se cuestiona López Varela, "porque la patronal de las clínicas de aborto dice que ellos practican el 80% de los abortos que se practican en España pero lo hacen con la financiación de la sanidad pública"

La escritora también se asoma a la infertilidad y extrae conclusiones como que las mujeres acusan casos de infertilidad en la misma proporción que los hombres. "Esto me parece de una injusticia histórica tremenda. Poca gente lo sabe. Es verdad que a nosotras nos afecta más la edad, pero a ellos les afectan otros muchísimos factores".

La escritora hace una reflexión al final de libro, sobre cómo influye en la idea de la maternidad el tipo de relación paterno-filial que se haya tenido. “Normalmente, las mujeres que no tuvieron una infancia demasiado feliz o vieron a sus madres invisibles, sin vida social, se les han quitado las ganas de ser madre. Sin embargo, las madres que conciliaron, que tuvieron vida más allá de la marternidad, sí les apetece más”. Así, la periodista enuncia: "Somos hijas hasta cuando intentamos ser madres".

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?