Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 16 de Julio de 2019

Otras localidades

Retrato robot del seriéfilo español: lee menos, se siente integrado y tiene pocos referentes femeninos

El 86,2% de los españoles consume ficciones televisivas, según el Observatorio de las series. Casi dos de cada tres las considera parte importante de su vida y el 40% admite que no tiene tiempo para ver todo lo que le gustaría.

El boom de las series también tiene su lado social: los padres las utilizan para abordar determinados temas con sus hijos y los adolescentes las consideran algo básico para integrarse

Una joven 'lanza' series a la televisión desde su smartphone /

Dice Belén Barreiro que no hay nada que le haya hecho aprender más de la sociedad española que el estudio del consumo de series. La socióloga, responsable de 40db -a cargo de muchas encuestas políticas-, es la encargada de poner en orden los datos informe independiente creado por la empresa Good, dirigida por Alexia Godd. El 86,2% de los españoles consume series. Ahora los frikis son el 14% restante, bromeaban durante la presentación en Madrid.

Convertidas en relato de masas del siglo XXI, las series han ido quitando, gustosamente, tiempo a muchas actividades diarias. Las más perjudicadas son la lectura, las horas de sueño y hasta el aburrimiento. Solo el 3% admite que afectan a sus relaciones sexuales. Y parte del fenómeno tiene que ver con la consideración social de las ficciones. El 62,5% de los españoles declara que son parte importante de su vida, una cifra que sube diez puntos entre los jóvenes.

Tanto es así que se han convertido en una herramienta de comunicación. Para los padres son una vía para abordar determinados temas con sus hijos y los adolescentes reconocen que les hacen aprender y sentirse integrados en la sociedad. Un tercio de los seguidores de series se da atracones cuando puede, las chicas menores de 24 años son las que lo hacen de forma más compulsiva. Hasta seis horas seguidas de maratón en ficciones de muchos capítulos, de muchas temporadas, especialmente españolas. Otro dato curioso: las parejas suelen ver series juntas pero cuando llegan los hijos, se inicia la denominada edad de la divergencia. La relación es menos intensa y cada uno busca su hueco por separado.

Las mujeres trabajadoras y con hijos, que siguen llevando la mayor carga de trabajo en el hogar, las ven mientras realizan otras tareas, aunque han encontrado en ellas momentos de descanso para compartir con sus hijos. La mayoría de jóvenes consumen las series en el portátil y no hay brecha territorial. El fenómeno es transversal y no hay España vacía de series, en parte por la democratización de Internet y el acceso a plataformas desde cualquier sitio. No todos le dedican la misma atención, hasta un 30% las ve mientras usa el móvil, chatea o interactúa en redes sociales. 

Los personajes que despiertan más interés / CADENA SER

Entre los personajes que despiertan más interés, ninguna mujer en esta segunda oleada. Si en la primera tenía un lugar destacado Daenerys, ahora Rachel, de ‘Friends’, ocupa el noveno lugar. Los ocho primeros son todo hombres: de personajes cómicos españoles, como Antonio Recio o el Luisma, a narcotraficantes como el Sito Miñanco de Javier Rey o los médicos internacionales de ayer y de hoy. En las series, los referentes son los personajes, no los actores como el cine, y muchos de ellos se han convertido en 'ejemplos' a seguir o han servido de ayuda e inspiración en determinados momentos.

Los entrevistados tienen que elegir entre personajes de 50 series de estreno españolas, 50 internacionales y 50 icónicas. En las respuestas se percibe una demanda de más personajes femeninos y también mucha nostalgia, con menciones a ‘Verano azul’, ‘El príncipe de Bel Air’ o ‘Friends’. Según Belén Barreiro, “Juego de Tronos genera más intensidades que cantidades”, explica ante la incomprensible ausencia de personajes de la mayor serie de la historia. Un factor determinante es la diferencia de consumo entre televisión de pago y televisión en abierto que expone la muestra.

No hay conciencia crítica por la cantidad de tiempo que ocupan en nuestras vidas las series. De hecho, el 40% admite frustración y ansiedad porque les gustaría ver más. “No hay ningún ejercicio de renuncia, al revés, no ha llegado todavía la dieta de series”, zanja María José Álvarez, experta en marketing y publicidad. El panel se ha realizado de forma online entre más de 3.000 personas a partir de 14 años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?