Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 17 de Julio de 2019

Otras localidades

"La industria pornográfica trabaja con asistentes virtuales sexuales que sean capaces de darnos todo lo que demandamos"

Nuestro mundo avanza a pasos agigantados en cuestiones de inteligencia artificial. Y esta empieza a venirle muy bien a la sexualidad que están dispuestos a fabricarnos.

La inteligencia artificial cada vez avanza más. Después de las muñecas hiperrealistas, con la perfección de los asistentes cibernéticos capaces de controlar nuestra casa, nuestros electrodomésticos y facilitarnos la vida, era cuestión de tiempo que llegaran los asistentes sexuales. Ángel Barbero, director de desarrollo comercial de nuevas tecnologías y emprendedor digital nos comentó como está el tema. Es cuestión de tiempo que esos asistentes estén aquí. “Todos llevamos en el móvil un asistente. Los tenemos en casa, así que nos vamos acostumbrando”. Siempre con voces de mujer, claro ejemplo del heteropatriarcado, “lo suyo es que fuera neutro y, a partir de ahí, ya decidiremos”. Los cierto es que “como tendemos a creernos todo lo que queremos creernos, y tendemos a rellenar los huecos de nuestras carencias con lo que nos agrada, ha habido experiencias de gente chateando con asistentes que tenían muy poca inteligencia o ninguna en las que se generaban vínculos, no sé si afectivos, pero claramente empáticos.”. Ojo, porque puede que la pelicula Her de Spike Jonke, lo mismo no está tan lejos. “La industria pornográfica trabaja ya con los asistentes virtuales sexuales que sean capaces de darnos todo el placer que demandamos.” Los asistentes personalizan la experiencia y se adaptan al gusto de la persona con la que interactúan. Y en el porno es imprescindible etiquetar todas las relaciones para que cada uno encuentre lo que más le gusta. Y en el porno, obvio, intentan darnos todo lo que nos gusta, sea lo que sea.


 El Patillas nos contó cómo una de las recién electas concejalas del Ayuntamiento de Torremolinos (Málaga) ha perdido su acta obligada por el propio partido al que pertenece después de que, pocos días después de ser elegida, fuera vista en las fiestas del Orgullo de la localidad. La formación ultraderechista ha entendido que Lucía Cuín, que así se llama la concejala, “participó y mostró su apoyo explícito a un evento promovido por el lobby LGTBI sin contar con la autorización explícita del partido.” Afortunadamente, en Botsuana parecen tener más sesera que en el partido ultraderechista porque después de tipificar en su código penal la homosexualidad, un juez las ha despenalizado. Botsuana se une así a los pocos países del continente africano que no persigue ni condena estas relaciones, algo que en algunos países como Kenia sigue suponiendo penas de cárcel, sino la muerte. A cambio, también nos enteramos que uno de cada cuatro niños tiene contacto con la pornografía antes de los trece años, algunos desde los ocho. Los críos entran en contacto inmediatamente con internet, disponiendo de dispositivos donde buscan todas las dudas que tienen pero consumiendo pornografía gratuita de pésima calidad y contenidos machistas.


 Esta semana también hemos tenido una consulta. Una mujer de treinta y cinco años, casada desde hace siete, ha reconocido tener una vida bastante buena con su pareja pero haberse sorprendido mucho cuando ha descubierto que su esposo gusta de travestirse y ver porno transexual. El hombre confesó que alcanzaba altos grados de excitación con esta nueva liturgia sexual suya en la que esperaba, con la complicidad de su mujer, llegar a ser penetrado por ella. El pegging, tema que ya hemos tratado en Contigo Dentro, le atrae. Almudena Martínez Ferrer, responsable de Bread and sex y sexóloga considera que esto es fantástico. La nueva masculinidad empieza admitir las penetraciones. “Si han llegado a este punto en el que quieren tener este tipo de sexo, lo mejor es tomarse la tarde libre y aprender cómo quieren hacerlo para que sea placentero. Con mucho lubricante, las uñas limpias y cortadas, guantes si se quiere, se empiece con los dedos. Poquito a poco y con mucho cariño.


Pero también aprovechamos para preguntarle a Almudena por el sexo oral a las mujeres. Para Almudena una de las primeras cosas a la hora de practicarlo radica en entender que cada vulva y cada mujer es diferente, lo mejor es que la persona que lo practica le pregunte, directamente, a su pareja qué cosas le gustan y dan más placer. “Hay mujeres que les molesta muchísimo que le toquen el clítoris. De hecho si se toca el clítoris de arirba abajo es mejor hacerlo con el capuchón envolvente que recubre su punta o glande.” Ese Método Kivin del que tanto hablan y que, se supone, consigue orgasmos más rápidos con el sexo oral, simplemente consiste en cambiar la dirección de los frotamientos. Se chupan las zonas laterales de la vulva, lo primero y con una mano retiramos el capuchón y con la otra acariciamos la zona del perineo. “En el fondo el clítoris es una zona muy expandida pero se expande por medio de sus ramificaciones.” En cuanto a la rapidez del orgasmo, cosa que predican todas las publicaciones cuando hablan de esta técnica de sexo oral, para Almudena, lo único bueno del método es conocer un poco más el clítoris. “Vamos a comer, bien”, que resumió ella.


 Con Emma Ribas, doctora en psicología y sexología clínica, comentamos los temas de conversación que no se pueden tener si se tiene la más mínima intención de tener sexo. Mal que nos pese, el entramado sexual no se dirime solo con el acto sexual en sí, sino que se pergeña mucho antes con el trato y las conversaciones. Para Emma, en el caso de la mujer “es importante que se sienta en un ambiente de confianza, que esté abierta a tener sexo”. Cualquier comentario que pueda herirla, cerrará cualquier posibilidad de que se sienta a gusto. La desconfianza o el sufrimiento son dos de los factores que provocan el rechazo directo. “Para tener sexo con alguien hay que tener conexión emocional antes que intentar el contacto sexual”. Todo esto implica un repertorio de detalles para con tu pareja. No se deben comentar temas que puedan importunarnos. “Hay que generar intimidad y complicidad, expresándonos y comunicándonos.” En las parejas de largo recorrido se dan muchas ocasiones en las que las mujeres se creen obligadas a tener sexo con sus parejas, así que hay que intentar que la rutina o concocerse desde hace tanto tiempo no resten deseo.


 Y el martes, 18 en el teatro Lara de Madrid el Coro LGTBI de la Comunidad se subirá al escenario para representar “La pasión de Marsha. De stonewall al río Hudson”. El espectáculo recorre los acontecimientos ocurridos en Nueva York en el garito Stonewall en el que se reunían homosexuales, travestidos y personas transexuales. Marsha P. Johnson fue una mujer travestida y racializada que se encaró a la policía y se convirtió en el símbolo de la lucha LGTBI. Nuestro Orgullo se celebra en las fechas de aquellos disturbios que supusieron el inicio del activismo. 60 voces sobre el escenario darán voz y música aquellos disturbios y nuestra cita con algunos de sus representantes dejaron claro que el activismo y la lucha seguirá, le pese lo que le pese a la derecha. Con nuestros derechos no se juega.


 Y yo quise dejar claro lo poco que me gusta que me toquen los bemoles.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?