Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 19 de Julio de 2019

Otras localidades

Cuanto peor, ¿mejor?

La directora de Hora25 reflexiona sobre las consecuencias de los pactos que se acabaron formalizando el pasado sábado con la constitución de los ayuntamientos

La constitución, el sábado, de los ayuntamientos no ha traído la tranquilidad política, al contrario. Quedan pendientes todavía los gobiernos de algunas comunidades autónomas y la investidura de Pedro Sánchez, casi nada. Así que continúa el espectáculo.

Ciudadanos ha roto con Manuel Valls en Barcelona, porque Valls, con sus votos le dio la alcaldía a la líder de los comunes, Ada Colau. Si no hubiera sido por estos votos, ahora mismo la alcaldía estaría en manos del independentista Ernest Maragall. Y, visto lo visto, parece ser que esto es lo que quería Ciudadanos porque si no, no se entiende la ruptura. O sí. Se entiende en el código Rivera: cuanto peor mejor.

Vox dice que en Madrid han pactado una concejalía, pero todavía no hemos visto el documento donde esto está escrito. Así que, como no tiene concejalía, hoy no se reúne con el PP para hablar del gobierno de la Comunidad. Y Ciudadanos dice que Vox no está en el gobierno municipal a pesar de que el PP le ha dado algunas juntas de distrito. El trío PP-Ciudadanos-Vox sigue sin aclarar el alcance de sus pactos y tanto oscurantismo y negociaciones a tres bandas acaban por ser un lío sobre lo que se pacta y con quién se pacta.

Y lo último, en Barcelona, y no quisiera dejarlo pasar. Los insultos en la Plaza Sant Jaume a Ada Colau y otros miembros del consistorio proferidos por independentistas, de los que defienden la democracia sólo cuando esta democracia da el resultado que ellos quieren. No es una anécdota, es el reflejo del concepto de Catalunya que tienen los independentistas, solo ellos son Catalunya. Puede Ada Colau ahorrarse los lazos en el balcón del consistorio, ella ya es una traidora.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?