Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 19 de Agosto de 2019

Otras localidades

Mucho ruido y pocas nueces

Josep Ramoneda reflexiona sobre las palabras de Rodríguez Zapatero respecto a la futura sentencia del Procés, los trámites del Supremo sobre la posible inmunidad de Junqueras y la posición de Vox en los pactos de la derecha

El expresidente Rodríguez Zapatero ha dicho en Barcelona que, en el juicio del proceso catalán, “desea una sentencia que no comprometa el diálogo”. Esta es hoy una línea divisoria de la política en España: los que quieren una sentencia ejemplarizante y los que quieren una sentencia que permita que el conflicto vuelva pronto a la vía política. Y las elecciones legislativas repartieron el voto en dos bloques que se corresponden con esta división. Por eso no tiene sentido que Pedro Sánchez entretenga la investidura con el cuento de pedir el voto o la abstención a la derecha. No es posible: les separan sus deseos sobre el juicio y sobre el día después.

El Supremo se cubre. Inicia los trámites para consultar al Tribunal de Justicia de la Unión Europea sobre la potencial inmunidad de Junqueras como diputado europeo. Quiere saber si por el hecho de haber sido elegido ya está protegido por ella y si afectaría a la decisión de impedirle provisionalmente tomar posesión del cargo. Curiosamente el presidente del Tribunal europeo, Koen Lenaerts, estuvo la pasada semana en Madrid invitado por Carlos Lesmes. Desconozco si el Supremo tiene motivos fundados para pensar que el Tribunal le dará la razón. En cualquier cosa, si fuera necesario, mejor corregir ahora que más tarde: este proceso está destinado a traer cola.

Mucho ruido y pocas nueces. Los pactos postelectorales son culebrones con desenlace conocido desde el inicio. Por regla general, la derecha apoya a la derecha y la izquierda a la izquierda. Vox dice ahora que pasará a la oposición donde Ciudadanos veta su presencia en el gobierno municipal. Todos contentos: los alcaldes, que ya han sido elegidos serán del PP, Ciudadanos mantendrá la ficción de que no gobierna con Vox, y Vox aprieta, pero no ahoga. Quizás porque piensa que ya llegará su momento y que por ahora vivirá mejor haciendo ruido sin la responsabilidad de gobernar. O sea, todo es comedia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?