Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 21 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Los que se van te saludan

Desde ese silencio que se ha impuesto en los últimos tiempos, parece que ahora, malos vientos, no le gusta tanto dar la cara, ha optado por el no enmendalla y ni siquiera acepta una entrevista con Sánchez

Cuando el chófer del taxi, autollamado liberal, apóstol de la regeneración, empieza a dar bandazos de izquierda a derecha, de pronto frena y al momento acelera, saca la cabeza por la ventanilla para insultar al resto de conductores -separatistas, rojos, terroristas- y a grandes gritos muestra su adhesión inquebrantable a los principios del movimiento derechista, los viajeros, que han aguantado lo indecible, tienden a apearse del vehículo, incluso cuando está en marcha, que todo futuro será mejor si no lo dirige un líder con la chaveta de aquella manera.

Rivera, el increíble hombre menguante, se queda sin gente. La última revuelta importante que vivimos de un partido fue aquella que llevó en volandas a Pedro Sánchez a dinamitar la esclerosis de una dirección que no encontraba salidas. Fue entonces la militancia la que se rebeló y aupó a su candidato al liderazgo socialista. Con Ciudadanos no puede ocurrir tal, porque carece de militantes, así que es la mismísima cúpula la que se disgrega, Roldán, Nart o quien sea. ¿Muestra Rivera signos de compartir aquella conocida frase de Felipe González de hemos entendido el mensaje?

Pues de eso nada, que desde ese silencio que se ha impuesto en los últimos tiempos, parece que ahora, malos vientos, no le gusta tanto dar la cara, ha optado por el no enmendalla y ni siquiera acepta una entrevista con Sánchez. Menguante.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?