Hora 25La firma de Àngels Barceló
Opinión
La firma de Àngels Barceló

Una inmoralidad digna de la ultraderecha franquista

Àngels Barceló reflexiona sobre la querella interpuesta por VOX contra Rodríguez Zapatero el mismo día que el Congreso ha homenajeado a las víctimas del terrorismo

Una inmoralidad digna de la ultraderecha franquista

Una inmoralidad digna de la ultraderecha franquista

01:41

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/001RD010000005618861/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Pronto hará ocho años que ETA declaró el cese definitivo de su actividad armada. La izquierda abertzale lleva años sentada en las instituciones, encabezando, incluso, gobiernos municipales. Han votado junto a los constitucionalistas muchas de las leyes aprobadas en el Congreso. E incluso el PP ha negociado sus apoyos, como durante esta campaña le han recordado al ex alcalde de Vitoria y dirigente popular, Javier Maroto.

Pero hay partidos que no han pasado de pantalla porque nunca les ha interesado hacerlo. Y que, a día de hoy, siguen hablando de ETA como si todavía fuera una organización activa. Es cierto que tanto ETA como la izquierda abertzale deben muchos perdones a esta sociedad. Es cierto que su relato sigue siendo inaguantable, pero también es cierto que el contexto es muy distinto. A ETA la derrotó el Estado de derecho, la justicia, la policía, la democracia e incluso la sociedad. Por eso querellarse ahora contra el presidente que consiguió poner fin a la barbarie, como hace Vox con Zapatero, es una inmoralidad digna solamente de un partido de ultraderecha y franquista.

Como también es insoportable el ataque furibundo de la derecha y de algunos medios a Televisión Española por la entrevista de ayer a Arnaldo Otegi. Líder de un partido legal, que quedó retratado con sus respuestas en una entrevista modélica. Uno de los pilares básicos de la democracia es la libertad de expresión y también la libertad de información. Quien cruza la entrevista con la necesidad de votos de Sánchez para ser investido manipula descaradamente.

Nunca conseguiremos ser un país normal si no somos capaces de cambiar de pantalla. Si la normalidad tenía forma de paz y de la izquierda abertzale ocupando sus escaños por la vía democrática. Si la normalidad era eso, ¿por qué sigue habiendo fuerzas políticas que se comportan como si nada hubiera cambiado? Es una pregunta retórica.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad