Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

25 años seguidos en el FIB: los que más saben de todo lo que ha pasado en el festival

Hablamos con varios de los afortunados que han vivido todas las ediciones del Festival Internacional de Benicasim, que cumple 25 años

Varios festivaleros hacen tiempo para el siguiente concierto en el FIB de 2001 /

En 1995 unos jóvenes Oasis publicaban el disco (What's the Story) Morning Glory? donde se encuentra su mayor éxito, Wonderwall; en ese mismo año entraba en vigor el Acuerdo de Schengen que suprimió las fronteras interiores entre varios países europeos (entre ellos España), la primera PlayStation se ponía a la venta, la serie Farmacia de Guardia emitía su capítulo final, el Real Zaragoza se proclamaba campeón de la Recopa de Europa con un gol de Nayim en la prórroga, Woody y Buzz Lightyear se presentaban en sociedad con el estreno de Toy Story, y el Festival Internacional de Benicasim nacía

Ha llovido mucho desde entonces. Durante este cuarto de siglo, por el longevo FIB han pasado mil de bandas y millones de festivaleros —o fibers, como popularmente se hacen llamar—, pero sobre todo lo que ha pasado por sus escenarios son historias. Las idas y venidas en la dirección del festival hasta llegar a manos británicas, el eclecticismo de las bandas que han pisado sus tablas y el crecimiento del público internacional sirven como un breve resumen de todo lo que ha pasado en un festival que empezó en 1995 siendo una ilusión en el velódromo de Benicasim y que ha acabado alcanzado cifras récord de 200.000 asistentes en 2009 y 2011.

[Fotogalería] Primer cartel del FIB en 1995. Repasa todos los carteles de todas las ediciones / FIB

Su logo fue mutando hasta asentarse en 2001 en ese dibujo de un chico con gafas y un casco azul. Inconfundible en el mundo indie. En sus carteles (que en los últimos años ha marcado porcentajes bastante más paritarios que el de otras citas en nuestro país) no ha faltado ningún gran nombre como Morrissey, Sigur Rós, Leonard Cohen, Oasis, Arcade Fire, The Stone Roses, Pet Shop BoysThe Cure o Pulp. Y para su 25 aniversario el FIB presentan a Kings of Leon, Lana del Rey, The 1975, Vetusta Morla y Franz Ferdinand. Pero qué mejor que charlar con aquellos que han estado en TODAS (sí, en mayúsculas) las ediciones para saber todo sobre el histórico Festival Internacional de Benicasim.

Julio Ruiz

El periodista musical Julio Ruiz pincha en una de las ediciones del FIB / Foto cedida

"Acudir al FIB es un motivo sentimental". El periodista musical y director del programa Disco Grande en Radio 3 es uno de esos que puede decir aquello "no me he perdido ni una (edición)". Julio Ruiz relata a la perfección como los dos hermanos Morán -los creadores de este "berenjenal"- le agarraron en una barra de la mítica Sala Maravillas de Madrid y le dieron la noticia de lo que estaban montando. Para el presentador, el festival de Benicasim es como tu primer amigo y tu primer amor, "es la primera vez". Es tan "grande y tan gordo" que la abreviatura de la 'I' (del FIB) es de internacional y no de independiente. De hecho hay un bulo que se extendió hace unos años que dice que cuando el festival nació se llamaban Festival Independiente de Benicasim y posteriormente cambió su nomenclatura. 

Julio Ruiz divide la historia de FIB en tres partes: "Aquella etapa del velódromo de ir consiguiendo adeptos, después llega una fase absolutamente dorada en donde ya estaba todo desbordado y por eso hubo que cambiar el escenario al emplazamiento de ahora, y luego una tercera y última parte desde que el festival pasa a manos inglesas y cambia". "No es en absoluto comparable aquel primer festival cuando empieza a haber la efervescencia de la música indie" —explica con cierta nostalgia mientras repasa en su mente bandas como The Charlatans, The Jesus and Mary Chain, Los Planetas o Australian Blonde— "me da igual quien toque y quien deje de tocar, que quería que hubiese un cartel más esplendoroso, pues sí, que a lo mejor hay alguna parte del cartel que ya no me dice tanto, también". 

¿Cuál es el cartel más machista de los festivales españoles?

En el recuento de Fuego y Chinchetas la presencia femenina en los carteles de los dos últimos años arroja sorpresas. El FIB es uno de los festivales con mejor porcentaje.

Confiesa que solo una vez se ha metido en el agua de la playa de Benicasim, un añadido del festival que él "negaba en su momento": "Para mí el atractivo era el cartel, no que la playa estuviera cerca. Hombre... sí que me tomo una buena fideuá". Ese cartel que ha dado conciertos inolvidables. "Hay un concierto de Radiohead (2002), la única vez que han estado en Benicasim, absolutamente impresionante. De vez en cuando todavía saco por ahí el audio en algún programa y lo recupero". Aún se ve llegando al escenario principal copa de vino en mano y escaleras arriba cuando PJ Harvey tocó en 2001 —"fue también demoledor"—. Ese mismo año Belle and Sebastian tocó en el FIB que "no tocan en un escenario principal sino en una carpa y la gente se desborda de la carpa". Uno de los momentos que también recuerda es cuando Björk sacó a Raimundo Amador a tocar con ella (1998).

En clave nacional, Julio Ruiz destaca a Los Planetas ("han estado ochocientas veces") pero sobre todo menciona el concierto de Dar Ful Ful en el año 2000. La banda creada por Marco Apenino y Xavi Font contó con una trayectoria fugaz y un único álbum: "Les tenía mucho cariño porque les vi nacer desde el principio incluso su maqueta fue la mejor del año. Tocaron también en una carpa y la gente se sabía todas las letras. Todos los grandes del momento no dejaban de pasar por el FIB en esa media década de los 90". Para este 25 aniversario, el locutor de Disco Grande destaca que "hay nombres grandes" y que no se perderá ni a Lana del Rey y ni a Fatboy Slim que "siempre es una garantía". 

Aldo Linares

Aldo Linares, durante una de las sesiones que pinchó en el FIB / Foto cedida

Es dj, periodista, gestor cultural, uno de los impulsores del festival y sensitivo del grupo Hepta. "El FIB para mí es una continuidad de lo que supone la historia de la música tanto nacional como internacional, es hasta cierto punto una compañía de vida". Aún recuerda "con cierto punto de inocencia" cómo era el festival en 1995 y cómo pasó de leer a las bandas internacionales punteras en fanzines tipo Melody Maker y New Musical Express a verlas en directo en un sitio como el velódromo de Benicasim. "De repente se montaba un escenario y todos hacíamos un poco de todo Poder ver en aquella época a The Jesus and Mary Chain, Cranes o The Charlatans era completamente novedoso pero también era bonito ver a Australian Blonde, Penelope Trip o Los Planetas tocando allí".

El FIB "es como una especie de enciclopedia en la cual han pasado muchísimos estilos, muchas épocas… una enciclopedia que ha ido creciendo tanto en el público pero también renovándose y que ha servido para ser una panorámica de la escena musical contemporánea del pop, electrónica y rock", destaca Aldo. Por sus escenarios "hemos tenido a Leonard Cohen, a los Pixies y también a Kendrick Lamar". Esta "bonita progresión" es una buena manera de ver el pulso en la cual la propia escena ha ido evolucionado a otros estilos de música y abriendo sus puertas a un público que dejó de ser solo local para ser ahora 50-50 nacional e internacional. "Una de las primeras cosas que tiene el FIB respecto a otros festivales es historia" -subraya Aldo Linares- "estamos hablando de un festival que no es una improvisación, no es un soplo de un día. Estamos hablando de un festival que te ofrece realmente, y aunque parezca cliché, una experiencia. El FIB es el FIB tal cual es. Solamente te das cuenta de lo que es el festival si estás en él, si lo vives y ves lo que genera. Una vez que llegas a Benicasim ya has empezado el festival".

El concierto de Silvania en el 96, otro de Broadcast en el 97 ("aunque salió volando una placa de metal por una mega tormenta") son conciertos marcados en la memoria de Aldo. También está el show de Amy Winehouse en 2007 ya que "fue fantástico verla siendo ella" cuando aún no era tan famosa. "Otro recuerdo que tengo especial es Kraftwerk (2004) que por motivos de mi trabajo subí al escenario. Ver a Brian Wilson (2004) cantando y ver a muchos fibers muy jóvenes que podrían ser sus nietos y que estaban llorando cuando cantó God Only Knows y eso es tremendo. O ver a Leonard Cohen saludando y poder hablar con él un rato. Ver cosas que son muy potentes y bonitas". Nick Cave (2005) y el primer concierto de Belle and Sebastian (2001) se suman a la lista. "Stuart Murdoch, el cantante, nos mandó una carta en la cual el tío estaba completamente emocionado y agradecido", revive durante la charla.

En esta edición, Lana del Rey es la más esperada también para Aldo. Vetusta Morla es un nombre subrayado en su libreta: "Creo que es un momento necesario e importante para dar el lugar que se merecen a los grupos nacionales. Vetusta Morla está a la altura de muchos grupos internacionales. Y no es una cuestión de orgullo, sino una cuestión de reconocimiento de darle a un grupo el lugar que se merece". Action Bronson "que hace un hip hop muy interesante y peculiar", los Black Lips, Soleá Morente y Napoleón Solo, Gus Dapperton, Cora Novoa y Belako, son nombres que tampoco se perderá. Paigey Cakey, Bifannah, The Big Moon, sus recomendaciones.

Joan Vich

Joan Vich posa para una fotografía en el FIB de 1996 / Foto cedida

"Iba a decir que es mi segunda casa pero en realidad es mi primera casa porque he estado más allí que en cualquier otra casa. Es verano y es la música". Son las palabras que le salen a Joan Vich cuando hablamos del FIB. Él es programador del festival desde 2007 y, aunque asume que tiene "recuerdos borrosos" de los primeros años, explica cómo empezó como camarero cerca de un escenario: "Me escapaba para poder ver a Supergrass que eran unos de los cabezas de cartel en aquel año y era uno de mis grupos favoritos en aquel momento. También tengo el recuerdo de ser muchísimo más joven y más guapo". "En el 91, 92, 93 nos íbamos a Reading y a Glastonbury, porque aquí no podíamos ver todo eso. Por eso se fundó el festival", rememora Joan.

Para Joan, crear el festival fue una "idea loca de gente que no había hecho algo parecido" y 25 años después " es una empresa profesional que además ha ido marcando un poco la línea para muchos otros festivales". La evolución no solo ha sido hacia la profesionalización sino también a la renovación constante: "Muchísima gente que asiste ahora al festival no había nacido cuando empezó". La "marcada personalidad" del FIB es lo que le diferencia del otros festivales que "parecen clonados", además de la combinación de públicos. "Esta especialidad hace que para los británicos que vienen a España vengan a un festival donde Vetusta Morla es cabeza de cartel y que los españoles pueden ver a grupos delante de su público que en España todavía no han explotado".

Aunque admite que "escoger uno solo (concierto) sería muy difícil" pero recordará siempre el de Jon Spencer Blues Explosion en el 1999 y el primer concierto de Belle and Sebastian en el FIB que "era su primer concierto en un festival y ellos mismos dijeron que había sido muy importante para ellos y les animó a hacer más festivales". Además, guarda con "mucho cariño" el show de Portishead (2015) ya que "fue muy bonito ver a más de 30.000 personas en silencio absoluto". En esta vigesimoquinta edición no piensa perderse Gus Dapperton, Ezra Furman o el de Mavi Phoenix.

Liberto Peiró

Liberto Peiró, durante un descanso en el FIB / Foto cedida

Ha visto 24 ediciones del FIB desde la mirilla de su cámara. Empezó yendo acreditado con la publicación On The Rocks, ha colaborado con Rockdelux y EFE EME, fue fotógrafo oficial del festival durante diez años y ahora lleva la edición de la Comunidad Valenciana de MondoSonoro. "El FIB ha cambiado mucho para mí y para todos", explica. "En los primeros años era alrededor de 8.000 personas los que entraban en el velódromo y en aquella época no había muchos festivales de este tipo. Fue un gran cambio de cómo consumir la música en directo", repasa.

Admite que el FIB ha tenido un cambio brutal -de propietarios y de público- y eso se ha notado a efectos de tipo de grupos que están viniendo en los últimos años que son unas bandas más enfocadas a los fans británicos". Eso sí, Izal, Lori Meyers también han pasado por sus escenarios, así como este año lo harán Belako, Vetusta Morla o Carolina Durante: "Siempre tienen que cuidar un poquito al público nacional". Y para él, el factor diferencial es que se pueden ver grupos internacionales que en sus países "triunfan y aquí no los conoce nadie", ejemplo de ello son Kendrick Lamar, Major Lazer, Lily Allen y Ellie Goulding. 

PJ Harvey, Lou Reed, Nick Cave, el primer año de Franz Ferdinand, Leonard Cohen, Gorillaz y Public Enemy son los concierto más recordados de Liberto, pero el más reciente de Red Hot Chili Peppers (2017) "fue el año en el que he visto más gente viendo un concierto a la vez porque en el escenario grande había gente hasta la valla final, el más multitudinario que recuerdo en el FIB". Sobre esta edición que se celebrará el próximo 18 de julio estará sí o sí en el concierto de Fatboy Slim y en el de Lana del Rey, pero este por "hacerle fotos más que a efectos musicales". Sin embargo, el fotógrafo asegura que lo que más le gusta es Belako que "ya lo peta en todas partes". "Lo mejor del festival es descubrir grupos que no conoces y que luego es difícil que hagan giras nacionales y sobre todo por aquí en la comunidad valenciana", concluye.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?