Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 26 de Agosto de 2019

Otras localidades

'Elcano y Magallanes', la increíble aventura que demostró que la tierra era redonda

Una película de animación dirigida por Ángel Alonso recupera la travesía del portugués Magallanes y el vasco Elcano en busca de especias. Una nueva ruta que cambiaría la historia

Fotograma Juan Sebastián Elcano /

En 1519 cinco barcos zarpan de Sevilla con más de 200 hombres a bordo para, sin saberlo, demostrar la redondez de la tierra y así cambiar el rumbo de la humanidad. Esta es la historia de Elcano y Magallanes: los primeros en dar la vuelta al mundo.

Tres años después de iniciar este viaje en busca de una nueva ruta comercial que, sin pasar por territorio portugués, les diera acceso a las especias, solo vuelve a puerto un barco con 18 tripulantes, eso sí, después de haber pasado por tormentas, hambres, tribus y todo tipo de increíbles aventuras que les harán el camino muy difícil.

Elcano y Magallanes: la primera vuelta al mundo es una producción vasca dirigida por Ángel Alonso, fundador de Dibulitoon Studio en 1991, que se enfrenta con esta película a la producción más aventurera y de mayor complejidad de su carrera. Ha sido un proceso de nada menos que tres años.

Dibulitoon es un estudio pequeño e independiente y, por eso, cuenta Ángel Alonso: “siempre que planteábamos una historia nos poníamos nosotros mismos una serie de limitaciones debidas a presupuestos y debidas a los medios que tenemos, y de repente nos encontramos con la vuelta al mundo. Todo de lo que habíamos renegado durante todo este tiempo. Pues dijimos hay que echar aquí toda la leña al fuego, intentar echarle esfuerzo al límite y bueno, decidimos enfrentarnos y tengo que decir que estoy bastante satisfecho porque con unos medios reducidos yo creo que ves la película y realmente no echas en falta nada”.

Uno de los elementos que aporta más complejidad a la producción es la presencia del agua que, representada en todos sus estados, llega incluso a convertirse en un personaje más de la historia. Pero no es lo único a lo que Ángel y su equipo se han enfrentado, también hay detrás de esta película una exhaustiva labor de documentación. 500 años que descubrir a través de grabados, cuadros de la época, escritos, cartas... y no ha sido fácil, porque cada territorio tenía su versión de la historia. Por suerte estamos ante una obra de ficción y han podido permitirse ciertas licencias.

“Hemos sido bastante fieles a nivel histórico, pero en una película de animación tienes más libertad, existe un lenguaje distinto y también existe la posibilidad de añadir elementos que quizá no fueran reales pero que le aportan mucho peso a los personajes y a los hechos que ocurrieron”, explica.

Ángel Alonso es pionero en España en técnicas de animación, fue el primero en hacer una película íntegra en 3D (El ladrón de sueños, 2000) y también en rodar 100% en croma con actores reales (Mystical, 2010). Sus producciones reciben un gran reconocimiento, cuentan con una larga lista de nominaciones a premios Goya y de festivales. Elcano y Magallanes se presentó internacionalmente en el 22 Festival de Málaga y ya ha vendido sus derechos a más de diez territorios, incluidos aquellos que tienen versiones distintas de los hechos. Parece que la película también logrará dar la vuelta al mundo.

“La película está en chino, está en ruso, está vendida a países árabes, la ha comprado Portugal, la ha comprado Filipinas, que son dos puntos importantes en la película y que incluso pueden parecer conflictivos”.

Ellos han tenido suerte pero, en general, la animación en España es un camino muy complicado y poco agradecido. “Es cierto que en el cine de animación no existen grandes actores, no hay caras conocidas, no hay grandes figuras con las que hacerse una foto y esto hace que al final acabe siendo como que es cine de segunda categoría y esto me duele bastante”

Filmax y Barton Films estrenan en cines Elcano y Magallanes este 5 de julio coincidiendo con el quinto centenario de la primera vuelta al mundo. Lo hacen en colaboración con instituciones y artistas vascos como el Orfeón Donostiarra, la Sinfónica de Euskadi o La Oreja de Van Gogh que, orgullosos de poder compartir con el mundo un pedacito de su historia, aportan un toque de identidad a la película.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?