Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

"A veces he tenido que justificar por qué hacía teatro clásico, si venía de una familia de cómicos"

Adriana Ozores, actriz y Premio Corral de Comedias de Almagro 2019

Adriana Ozores y Elvira Lindo en el Festival de Teatro de Almagro /

La actriz Adriana Ozores ha recibido el Premio Corral de Comedias del Festival de Almagro, y ha pasado por Radio Lindo en La Ventana. Dice que se siente "feliz, muy ilusionada e inmersa dentro de una avalancha de recuerdos" de los diez años que pasó en la Compañía de Teatro Clásico con Adolfo Marsillach y las representaciones que cada temporada hacían en Almagro. Elvira Lindo  es amiga de Adriana y esta pasada noche ha hecho el laudatorio en la entrega del premio. Nos ha contado como es el proceso de escribir para que interpreten otros, "escribes cine y teatro pensando que alguien va a decir esas palabras, a veces las dices pensando en la actriz que lo va a hacer, y esa actriz ha sido muchas veces Adriana Ozores". 

La relación cinematográfica entre Adriana Ozores y Elvira Lindo se remonta a más de dos décadas y justo este año se cumplen 20 del estreno de Manolito Gafotas en el que Adriana hacía de Cata, la madre del niño y de su hermano "el imbécil". La primera escena que rodó, recuerda Adriana, fue la de la colleja , "me presentaron al niño y al minuto le estaba soltando una colleja y me queda la imagen de todo el equipo aplaudiendo, dejémoslo ahí". Hoy sería una escena políticamente incorrecta y prohibida por ley, pero en 1999 "todos los adultos recodábamos un buen zapatillazo de una madre".

Elvira Lindo destaca de Adriana Ozores el haber dado un plus al apellido de su saga familiar, el haber aportado una nueva forma de hacer a una familia de generaciones de cómicos. Recuerda la premiada que le decían que por qué se dedicaba al teatro clásico, si ella era otra cosa, "a veces he tenido que justificar mis años dedicados al teatro del siglo de oro". Pero de su apellido se siente orgullosa,  "de mi familia y de mi padre he heredado  el ADN del oficio de actor".

Sus veranos en Almagro los recuerda estrellados, de los cielos limpios del julio. También las enseñanzas y el cambio que dio a la forma de decir el verso Adolfo Marsillach, "rompió, para él lo importante era transmitir lo que quería decir el autor y lo que sentía el personaje". También recuerda de aquellos años a su compañero y amigo Carlos Hipólito, que recibió hace un año el Premio Corral de Comedias. "Con Carlos tengo muchos personajes y vida compartida". Recuerda que una vez representaban "Misántropo " de Moliere en el festival y se quedó en blanco en una escena con Carlos. Cuando este le preguntó qué le había pasado, ella le dijo: "te he mirado y he pensado que hoy te va a pasar algo bueno". Aquella noche Hipólito recuperó a una chica que llevaba años sin ver y que hoy es su mujer y madre de su hijo. La magia del teatro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?