Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

La política tiene argumentos que la razón no entiende

Josep Ramoneda reflexiona sobre las palabras del presidente de la patronal, las dificultades para la investidura y las palabras de Mateo Renzi sobre la política migratoria de Italia

Antonio Garamendi, el locuaz presidente de la patronal, hurga en la indecisión de Sánchez y, motivado por las últimas encuestas, se apunta a la hipótesis de unas nuevas elecciones: “Igual mejor esperar a noviembre y tener un país más tranquilo”. El rencor que genera Podemos en algunos sectores es infantil. Y más cuando está en sus horas más bajas. Lo descorazonador es que Pedro Sánchez se sienta interpelado por este recelo. Y busque retorcidas soluciones para que no se le vea contaminado por Iglesias y compañía.

La política tiene argumentos que la razón no entiende. Sánchez sigue pidiendo a la derecha que le eche una mano en la investidura para no estar condicionado por la abstención de los independentistas. Con lo cual, es imperativo aclarar que nos está diciendo: ¿que la abstención de la derecha sería gratis y la de los independentistas, no? ¿O que está dispuesto a pagar a la derecha, pero no a los independentistas? Sea cual sea la solución, tenemos derecho a saber cuál es el precio.

Decía el sociólogo Stephen Lessenic en El País: “El sistema te fuerza a hacer daño a otros aunque no quieras”. Cada sistema tiene sus modalidades de legitimación de la atrocidad. En nuestro pasado, se hacía en nombre de Dios, en otros lugares se ha hecho en nombre de la revolución universal. La diferencia con nuestro sistema actual es que el daño al otro se legitima en función de la cuenta de resultados. Todos hemos oído decir alguna vez que la prueba de iniciación de un aspirante a ejecutivo es despedir a un trabajador. Y tiene premio.

Nunca es tarde si la dicha es buena. Mateo Renzi, la promesa fallida de la socialdemocracia italiana, toma la palabra ante el caso de los inmigrantes rescatados por el barco alemán Sea Watch. En una carta al diario la República reconoce que “nos hemos equivocado al considerar una amenaza a la democracia algunas decenas de barcos en un país de 61 millones de habitantes”. Esperemos que esta reflexión llegue a muchos colegas suyos, el gobierno español sin ir más lejos, que han asumido acríticamente la cultura de rechaza a los inmigrantes impuesta por la fronda populista. Sería una señal de que algo se mueve en la socialdemocracia europea.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?