Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

Piensen en el ciudadano, por favor

Josep Ramoneda analiza la situación de las negociaciones para la investidura, el estudio del CIS y las palabras del comisario Moscovici sobre el futuro de la economía de España

Pedro Sánchez sigue en modo impasible seguro de que Pablo Iglesias no aguantará la presión. Pero nada es más imprevisible que la reacción de un político camino de la debacle. Pablo Iglesias puede amarrarse al salvavidas del gobierno de colaboración, pero también puede caer en la tentación del héroe que resiste a quien se niega a reconocerle su dignidad y condición. Más pronto que tarde Sánchez tendrá que arremangarse. Volver a votar no está claro que fuera promesa de una mayoría más confortable para el presidente, pero si lo sería de una gran abstención. Piensen en el ciudadano, por favor.

Dice el CIS, y nunca se sabe hasta qué punto debemos creerle, que el 75 por ciento de los electores votó el 28 de abril sin tener en cuenta la cuestión catalana. De ser así significaría que, pasado el susto de 2017, los ciudadanos van por delante de los políticos y dan el conflicto por amortizado. En consecuencia, es obligación de los que mandan no provocar ningún estropicio, a la espera de una sentencia que requerirá una delicada gestión política del día después.

El comisario europeo, Pierre Moscovici, pronostica dos décimas más de crecimiento a España y asegura que la incertidumbre política no influirá en la evolución de la economía. Las palabras de Moscovici habrán satisfecho a los poderes económicos que defienden la economía como un fin en sí mismo y que piensan que como menos intervengan los políticos, mejor. Lo grave es que, en el actual descontento con la política, ideas como esta pueden penetrar peligrosamente en la conciencia ciudadana.

El Supremo advierte sobre el silencio culpable del entorno de las mujeres víctimas de la violencia de género y sobre la acción cómplice de las familias de los agresores. Realmente estamos ante una cifra negra de la criminalidad. Cada día aparecen nuevos casos y cada día hay mayor conciencia de que son muchos más los que quedan ocultos. Es la herencia de una cultura que condenaba a las mujeres a sufrir en silencio las salvajadas de sus parejas. Y esto no se erradica de un día para otro.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?