Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 21 de Julio de 2019

Otras localidades

Ganarse la vida en redes: ¿soñadores o emprendedores?

Uno de cada cuatro jóvenes quieren ser influencers; se plantean vivir enseñando su vida y hacer de eso su profesión

Vivimos un fin de semana acompañando a "aspirantes a influencers" en el festival de Les Arts de Valencia

Casi la mitad de los jóvenes españoles querrían ser actores o músicos; algo más del 30 por ciento deportistas... Hasta aquí pocas novedades. Pero hay una nueva profesión entre el ranking de las aspiraciones profesionales de nuestros jóvenes. Según un estudio que ha realizado Ron Brugal, uno de cada cuatro jóvenes quieren ser influencers. Jóvenes que se plantean vivir enseñando su vida, sus amistades y sus aficiones en internet y hacer de eso su profesión.

Ambiente en el Festival de Les Arts de Valencia celebrado el 7 y 8 de junio. Al fondo, la zona VIP desde la que los "aspirantes a influencers" veían los conciertos. / Cadena SER

La vocación es tal que hay quienes quieren probar durante un fin de semana lo que es ser influencer o, más bien, cómo vive un gran influencer. En La Ventana hemos estado viviendo con tres de ellos ese fin de semana de influencers; con tres perfiles muy diferentes y muy diferenciados. Este fin de semana hay muchos influencers disfrutando del Mad Cool Festival en Madrid y nosotros hicimos lo mismo en el Festival de Les Arts de Valencia.

Noelia Ramírez: Influencer con los pies en el suelo

87.000 seguidores en Instagram | Dueña de una empresa de transporte

Ella es una de las ganadoras de un concurso que consiste en tener una vida de lujo durante un fin de semana para convertirse en influencer; aunque en el fondo ella ya lo es. Para Noelia ser influencer consiste, básicamente, en tener "mogollón de cosas gratis".

Noelia -eso sí- se dedica a otra cosa, tiene una empresa de transporte y aprovecha lo de ser influencer porque le gusta, pero no es -ni mucho menos- su salida profesional: "En ningún momento monté Instagram pensando en que me dieran cosas, viajes... En ningún momento lo hice con vistas de hacer una marca".

Y por extraño que pueda parecer se informa con el método tradicional, no a través de las redes sociales, porque "el levantarme por la mañana, coger mi café y leer la prensa... Eso es -para mí- imprescindible".

Patio interior del Hotel Las Arenas de Valencia situado en primera línea de playa, con calificación de 5 estrellas gran lujo en el que se alojaron los "aspirantes a influencers". / Cadena SER

Víctor Cano, 28 años: Si se quiere se puede

5.000 seguidores en Instagram | Actor y DJ

Él lo tiene claro, está convencido de que hay una salida profesional, de que puede ser influencer y dedicarse a ello al 100%: "Si te lo montas bien, tienes un buen trabajo y te lo curras por supuesto que puedes vivir de ello". Además cuenta que "las marcas te cuidan y te miman al máximo".

Aunque tiene muchos menos seguidores que Noelia sí que le saca partido a la herramienta. Lo más importante es la relación con los patrocinadores y no tanto el número de seguidores: "Si tu presentas una buena propuesta a la marca con todo hecho te lo van a comprar; porque lo que quieren es ir al contenido fácil y sencillo, no se quieren complicar".

Se pone de ejemplo a sí mismo para asegurar que "se puede vivir de ello", porque en su caso varias marcas de ropa se han puesto en contacto con él para promocionar sus productos que encajan con el perfil del público que tiene.

Los "aspirantes a influencers" acompañados de sus amigos en un encuentro con periodistas en el hotel. Íker Hugarte y Víctor Cano. / Cadena SER

Iker Hugarte, 31 años: Bueno, pues ya puestos...

1.500 seguidores en Twitter | Periodista

En su caso no se apuntó al concurso para ser influencer como tal sino que ganó un sorteo que realizaron también a través de redes sociales y ganó la experiencia. Una vez vivido con el resto de aspirantes a influencers y llevado ese fin de semana fugaz de lujo se plantea el poder dedicarse a ello: "¿Por qué no? Yo ahora mismo no tengo grandes responsabilidades en mi vida, no estoy casado, no tengo hijos... Si siendo influencer me reportara invitaciones a eventos, que me mandaran cosas a casa para probarlas y dar mi opinión sobre ellas... Sí, la verdad es que me gustaría, sí".

Cree que ya sea como influencers, o trabajando apara marcas e influencers -que es a lo que se dedica en su trabajo actual- los profesionales de la comunicación se enfocan cada vez más a este sector que "vive mucho de la imagen".

"Trabajo para que las marcas generen buena sintonía y buena imagen", pero pone el foco en el otro lado, los que se sitúan delante de las cámaras que no tienen por qué contar con una formación específica: "No va a ser una asignatura propia de la asignatura de periodismo o de comunicación, pero poco a poco ya es habitual en el día a día de la gente y yo creo que sí que puede llegar a ser una salida de verdad".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?