Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

'Utoya, 22 de julio', el horror en un largo plano secuencia

El director noruego Erik Poppe recupera la historia del terrorífico atentado que tuvo lugar en esta isla de Oslo en 2011

Ya conocemos qué tres películas competirán por la Concha de Oro en el próximo festival de cine de San Sebastián. Alejandro Amenábar vuelve a concursar con Mientras dure la guerra, con Karra Elejalde haciendo de Miguel de Unamuno. También optará el trío formado por Jose Mari Goenaga, Jon Garaño y Aitor Arregi, con otra película sobre la Guerra Civil, La trinchera infinita, con Antonio de la Torre y Belén Cuesta. Y la debutante Belén Funes lo hará con La hija del ladrón, protagonizada por Eduard Fernández y su hija, Greta Fernández.

Y uno de los estrenos fuertes de la semana es Utoya, 22 de julio. El 22 de julio de 2011, Oslo, la capital Noruega vivió una de las peores pesadillas de toda su historia. A las 3 y media de la tarde se produjo una fuerte explosión en la zona de la ciudad en el que están agrupados diversos edificios gubernamentales.

A pocos kilómetros del centro de la ciudad, en una isla llamada Utoya, centenares de jóvenes participaban tranquilamente en un campamento organizado por el Partido Laborista Noruego. Hasta que, de repente, un hombre vestido con uniforme de policía comenzó a disparar indiscriminadamente contra los jóvenes. La isla se convirtió en un lugar sin escapatoria. Los jóvenes comenzaron a correr, a esconderse… Fueron 72 minutos de verdadero horror, con un asesino disparando sin piedad contra jóvenes desarmados.

Utoya 22 de julio ha sido dirigida por el director noruego Erik Poppe, del que hemos visto películas como La decisión del Rey. Poppe ha realizado la película de una manera muy original y arriesgada. Todo el film es un plano secuencia de más de 70 minutos, es decir, el tiempo real que tardó la policía en llegar a la isla y detener al terrorista, el ultraderechista Anders Breivik.

Erik Poppe trabajó como fotógrafo de guerra y ha realizado documentales sobre conflictos en el Congo, Somalia y Afganistán y está habituado a retratar el horror. En la película no vemos al terrorista asesino y no hay escenas escabrosas. Los protagonistas son las víctimas, esos jóvenes que se sienten seguros y a salvo, pero que muy pronto van a luchar dramáticamente para conservar sus vidas.

La protagonista de la película es la actriz Andrea Berntzen. Los espectadores vemos cómo intenta encontrar a su hermana, a sus amigos, cómo quiere salir de la isla. Erik Poppe rodó 5 veces, durante cinco días, ese largo plano secuencia que es la película. Con ella quiere advertir de los peligros de los extremismos, sobre todo de los de extrema derecha.

8 años han pasado desde que sucedieron esos hechos. Su autor, Anders Breivik, fue juzgado y condenado por colocar y hacer estallar una bomba que causó 8 muertes y por asesinar a 69 jóvenes en la isla de Utoya. Actualmente cumple condena en prisión.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?