Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 22 de Agosto de 2019

Otras localidades

Los atajos han complicado el camino

Josep Ramoneda analiza el resultado de la primera votación para la investidura de Pedro Sánchez y la elección de Boris Johnson como nuevo primer ministro británico tras la votación de los conservadores

Después de la tempestad, la breve tregua que tiene que despejar la incógnita: gobierno, a pesar de todo, o rumbo a unas nuevas elecciones. La insatisfacción ha sido la tónica dominante del primer round. Pedro Sánchez, que ha lanzando las redes a derecha y a izquierda, no encuentra nadie que quiera allanarle el camino gratis. Podemos está decidido a tensar la cuerda hasta el último momento a riesgo de que se acabe rompiendo. Y todos coinciden en transmitir una idea: si hay gobierno será a palos. No parece que las dos partes tengan ganas de estar juntas. En tres meses hemos pasado del gran triunfo de Pedro Sánchez a los esfuerzos del candidato para encontrar la salida del laberinto que él mismo ha contribuido a construir. Las coaliciones son lentas: primero se escribe un programa, después se firma y con las prioridades bien definidas se reparten los cargos, con la confianza de que nadie se saltará el guion. Aquí se han buscado atajos que han complicado el camino. Que sirva de experiencia para la próxima ocasión.

Y en medio del jaleo, una buena noticia, en la línea de poner límites a los abusos del nuevo capitalismo: los riders, estos chicos que llevan encargos de un lado a otro, son asalariados, no autónomos. Así lo ha sentenciado el juzgado de lo social número 19 de Madrid en el conflicto de la Seguridad Social con la empresa Deliveroo. La barrera entre trabajo y explotación se está traspasando todos los días en muchos sectores y es obligación de los poderes públicos proteger la calidad del empleo, es decir, garantizar un trabajo digno. Lo dice la Constitución.

Boris Johnson nuevo primer ministro británico. Los tories eligen al más auténtico defensor del Brexit duro, que ha puesto fecha a la salida: 31 de octubre. Que Europa se prepare para la pelea. Una ventaja: si alguien tiene autoridad sobre los partidarios de la ruptura brusca es él. Quizás el único dirigente que podría hacerles tragar algún rodeo si lo cree necesario. Un problema: el tono excéntrico del personaje, siempre buscando gustarse a sí mismo, que puede meterle en algún camino de difícil retorno. Muy dado a los exabruptos es una máquina de polarización. El Brexit sigue provocando lo que parecía imposible: que la democracia más estable del mundo emita señales de confusión y desconcierto.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?