Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 22 de Agosto de 2019

Otras localidades

Una sonrisa al año no hace daño

Josep Ramoneda analiza la situación a sólo unas horas de la segunda votación para la investidura de Pedro Sánchez, el problema de la contaminación que va a llevar a España ante la justicia europea y la actitud de Ciudadanos

A un día del desenlace de la investidura, dos consideraciones. Primera, en política la habilidad táctica es un valor, pero no basta. No se puede confundir táctica y estrategia, hay que saber a dónde se quiere ir y convencer de que este es el camino que toca. Y que los potenciales socios entiendan que no pueden negarse a compartirlo. Segunda, con o sin investidura, PSOE y Podemos salen tocados de esta aventura. ¿Qué ilusión puede transmitir un gobierno al que las dos partes van forzadas? Y si finalmente no hay acuerdo el espectáculo que viene –la lucha por transferir al otro las culpas del fracaso- puede ser tan degradante como el que estamos viviendo. Había una oportunidad de federar el progresismo con un proyecto de futuro, frente a una derecha cada vez más radicalizada. Y se ha puesto mucho empeño en arruinarla.

Por mucho que la derecha flirtee con el negacionismo, el problema de la contaminación en las grandes ciudades no es ninguna broma. Y la frivolidad del alcalde Martínez-Almeida al cargarse Madrid Central sólo de llegar porque es un proyecto de los rojos, ha hecho reaccionar a Bruselas. Y colocado a España ante la justicia europea por la contaminación de Madrid y Barcelona. Hay que sacar coches de las ciudades y hacerlo ya. Y para ello se exigen dos condiciones: voluntad política y que se dote a los municipios del apoyo necesario. Muchos de los grandes problemas de hoy sólo pueden resolverse en las ciudades. Por eso están destinadas a ser un sujeto político capital. Y para ello hay que darles recursos y competencias. No puede ser que sigan siendo las cenicientas de los presupuestos públicos.

Un consejo para nuestros malhumorados diputados, especialmente los de Ciudadanos que parecen empeñados en trasladar a las Cortes el estilo bronco e irritado que ensayaron en el parlamento catalán. Lo tomo de Molière: “Sólo la risa permite al hombre aceptar su condición mortal, curarse del miedo y de la angustia”. Una sonrisa al año no hace daño.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?