Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 17 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La desconexión digital del trabajo en vacaciones ya es un derecho reconocido en España pero ¿se cumple?

Las empresas están obligadas a establecer políticas internas que garanticen este derecho

Desconexión digital del trabajo en vacaciones / ()

Este es el primer verano que los españoles nos vamos de vacaciones con el derecho a la desconexión digital garantizado por ley. Hablamos de las obligaciones de las empresas, cómo está regulado este derecho en el resto de la Unión Europea y de qué manera nos puede afectar psicológicamente no desconectar del trabajo durante las vacaciones.

El sonido de las olas como banda sonora, buena compañía, un remanso de paz… por un momento, parece que no existe nada más. Hasta que suena el teléfono. Llamada entrante. Grupo de Whatsapp. Nuevo correo electrónico. “Perdona que te moleste durante tus vacaciones, ¿sabes dónde está el documento firmado?”. Se acabó la desconexión.

Este tipo de situaciones deben, por ley, dejar de ser cotidianas en nuestro país. La Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos y Derechos Digitales ha incorporado el reconocimiento del llamado derecho a la desconexión digital de los trabajadores. Con esta medida se pretende garantizar que los empleados no tengan que atender a cuestiones relacionados con su empleo en momentos de descanso, permisos y vacaciones. También se reconoce el derecho a la intimidad del trabajador frente a las herramientas de videovigilancia y geolocalización. Pero ¿se cumple esta medida?

La desconexión digital en España

Según la compañía analítica Cumulus Media cada minuto se envían en el mundo 187 millones de correos electrónicos y 38 millones de mensajes de Whatsapp…muchos de ellos pertenecen al ámbito laboral.

Además, en España el 36,2% de los trabajadores dice no desconectar todo lo que debería. “Raro es el fin de semana que no recibo llamadas de trabajo y correos electrónicos… además, los compañeros hablan constantemente por el grupo de Whatsapp del trabajo… esto me quita tiempo de dedicarlo a mi familia” nos cuenta Alfonso, trabajador del departamento comercial de una empresa a nivel nacional.

Con esta incorporación a la ley, las empresas están obligadas a establecer políticas internas que garanticen este derecho. Sin embargo, ya en el año 2002, la juez Inmaculada Parrado dictó una sentencia en contra de una empresa relacionada con la desconexión digital. Un trabajador de esta empresa había fallecido por un infarto mientras trabajaba un domingo de noche en su casa... Parrado se convirtió de las juezas pioneras en reconocer esta desconexión digital.

“La empresa decía que no podía ser un accidente laboral porque el infarto le había dado por la noche en su casa. Gracias a un informe pericial informático se corroboró que ese hombre estaba trabajando a esa hora. Lo declaré accidente laboral… ya en 2002 empecé a plantearme los riesgos de esta falta de desconexión digital” nos cuenta Inmaculada Parrado, que ahora se dedica, como abogada, a establecer protocolos de desconexión digital en las empresas. Nos recuerda también que si existe un accidente laboral relacionado con este tema, la empresa podría enfrentarse a multas de más de 100.000€.

¿Cómo está regulado en los países de la Unión Europea?

El Reglamento General de Protección de Datos de la UE expone este tipo de derecho, pero solo lo tienen regulado por ley España, Francia y Bélgica.

En Francia fueron los pioneros en 2017. Hicieron una reforma laboral en la que incluían este derecho a la desconexión digital -droit à la déconnexion- para garantizar el respeto a las vacaciones y al descanso y a la conciliación con la vida familiar. También hicieron un acuerdo con los sindicatos para fomentar el teletrabajo. Después, se unió Bélgica. Sin embargo, el resto de países de la Unión Europea no tienen garantizado este derecho por ley.

Aunque Reino Unido ha avanzado en medidas hacia una Ley de trabajo flexible puesto que hay casi dos millones de británicos con ansiedad por cambios inesperados en las jornadas de trabajo. El 40% de los trabajadores británicos dice que sus horas varían de una semana a otra.

En países como Alemania, Suecia, Italia, Polonia o Suiza no está regulado por ley, a pesar de las peticiones de la sociedad. Aunque existe una regulación indirecta por la que algunas empresas, de manera unilateral, ha implementado protocolos de desconexión.

El impacto psicológico de no desconectar

Esta falta de desconexión influye directamente en nuestra salud mental y en la falta de conciliación familiar y laboral. “Termina favoreciendo síndromes como el del trabajador quemado… personas altamente motivadas que de repente empiezan a sentirse desmotivados y fatigados… las tecnologías de la comunicación están sirviendo como puente y trampa a la vez” explica Marta Giménez, psicóloga experta en estrés laboral.

Nuestra dependencia a los teléfonos móviles también influye en esta falta de desconexión. De hecho, los menores de 25 años son los que menos desconectan... un 55% de ellos no desconecta, mientras que los mayores de 55 años desconectan por completo. Aunque algunos achacan esta falta de desconexión a la angustia de los jóvenes por no decepcionar en su empresa. “Muchas empresas se aprovechan de los jóvenes por el miedo y las expectativas que tienen de renovar en un trabajo” nos cuenta Carlos Gutiérrez, secretario de Juventud y Nuevo Trabajo de Comisiones Obreras.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?