Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Otras localidades

"El ajedrez es terapéutico, les inhibe del dolor"

Charlamos con Álvaro Van den Brule, fundador de Ajedrez sin Fronteras

Ajedrez sin Fronteras /

“Kara Tepe es un campo durísimo. Lo que se vive aquí diariamente es una atrocidad. Es repugnante ver cómo estamos tratando a los migrantes que llegan a Europa.” Son palabras de Álvaro Van den Brule, fundador y presidente de Ajedrez Sin Fronteras, una oenegé española dedicada a la divulgación del ajedrez con el objetivo de favorecer el intercambio cultural y tender puentes entre personas de muy distintos lugares.

Entre sus proyectos cuentan con más de quince escuelas-talleres abiertos en Asia, África y Europa entre los que caben destacar los que tienen en campamentos de refugiados. Van den Brule nos ha atendido desde el campo de Kara Tepe, en Lesbos, isla griega en el mar Egeo cercana a las costas turcas, en donde residen miles de inmigrantes atrapados tras el acuerdo que firmó la Unión Europea con Turquía en marzo de 2016 con el objetivo de frenar las llegadas de miles de ellos a nuestro continente. Hacinados, sin apenas agua y con muy poca comida, así viven miles de refugiados allí. La atención se vuelve cada vez más difícil debido al aumento de llegadas, en total, según ACNUR, más de 7.000 en 2018. “Hay cientos de personas en estado de shock, rotas por el dolor y la impotencia. También mucha enfermedad mental a causa del estrés que sufren. Lo peor de todo es que nos estamos acostumbrando a ver esas imágenes en los medios de comunicación y las olvidamos rápidamente. Dan igual”, afirma el profesor de ajedrez.   

La satisfacción de ayudar a gente desfavorecida con las herramientas que aporta el ajedrez es lo que mueve a Álvaro y a su equipo a trabajar en condiciones tan adversas. En Kara Tepe le acompañan su hija Euría, también entrenadora de ajedrez y profesora de yoga, y Ana Cristina Moreno, maestra de educación especial. “El ajedrez es terapéutico, les inhibe del dolor”, afirman.

Treinta y dos piezas y un tablero convertidos en una excelente terapia, en una invitación a pensar y a viajar mentalmente para escapar de las condiciones inhumanas en las que viven miles de refugiados. El ajedrez, como la música, es un idioma universal, el idioma que Ajedrez sin Fronteras utiliza para ayudar a los que más lo necesitan.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?