Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Otras localidades

De estudiar en Harvard a dar clase en un colegio rural de Teruel

Alberto Toro aplica los métodos de enseñanza que aprendió en esta universidad estadounidense a sus clases en la zona del Alto Maestrazgo

Pitarque es un pueblo de Teruel que tiene apenas medio centenar de habitantes entre los que se encuentra el profesor Alberto Toro. Toro lleva once años dando clase en el Colegio Rural Agrupado Alto Maestrazgo; en este tiempo ha realizado cursos de formación en la Universidad de Harvard. Precisamente utiliza lo que ha aprendido en esta universidad estadounidense en su método de enseñanza.

"Es un sitio de encanto. Un pueblo muy bonito en la naturaleza, en un valle pequeño", así ha descrito Toro en La Ventana la localidad de Pitarque, un pueblo de esos que ni siquiera son lugar de paso porque allí es donde "acaba la carretera"; un pueblo que eligió él mismo cuando aprobó la oposición para dar sus clases: "Intentamos siempre que estimulen el pensamiento crítico y el creativo porque creemos que son cualidades para el día de mañana".

Otro tipo de enseñanza

Al ser un colegio rural tan pequeño, Toro solo da clase cinco alumnos que el año que viene serán cuatro y tiene que crear actividades diferentes para cada uno de ellos; esos 'trabajos' son especiales y en muchas ocasiones tienen al propio pueblo de protagonista: "Se intenta implicar a todo el pueblo. La idea es que, aparte de que los niños conozcan a los adultos, los adultos conozcan a los niños".

Un ejemplo de esas actividades fue la que le encomendó a la mayor de sus alumnas, Begoña, a la que le pidió "perderse por el pueblo y hacer fotos de lo que era más significativo para ella"; un ejercicio sobre los recursos literarios que plasmó después en un fotolibro.

Refuerzo positivo

Este profesor rural está convencido de la importancia que tiene el refuerzo positivo; "Si alguien te dice de pequeño que no vales para esto, aunque valgas, no vas a valer", así que Toro aplica esta máxima en sus sistema de evaluación que no es numérico ni utiliza conceptos como el insuficiente "que tiene una connotación negativa en el aprendiz" -así es como llama a sus alumnos- sino que es similar al de los videojuegos y las calificaciones de los estudiantes son de "novato, principiante o experto".

Toro también le da un tirón de orejas al sistema educativo que cree está equivocado al exigir una serie de competencias que deben adquirir los alumnos e insiste en que son aprendices, y que "el aprendiz es aprendiz y no tiene que demostrar nada", así que continúa intentando que sus alumnos puedan aprender sin sentirse presionados en la localidad de Pitarque.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?