Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 26 de Agosto de 2019

Otras localidades

Un recuerdo manchado en sangre

Supongo que os habréis dado cuenta de que los invitados de esta sección a menudo lo son por haber protagonizado una historia que acabó en muerte. En su muerte, concretamente

()

Estaremos de acuerdo en que lo de morir ya es algo bastante desagradable, pero hay veces en las que aún puede pasarte algo peor: que ensucien tu memoria por los motivos que sea. Estos motivos normalmente son políticos. Si hay un cambio de dinastía, los monarcas de la anterior son retratados como déspotas crueles y sanguinarios para dejar como modelos de bondad y compasión a los nuevos ocupantes del trono. El caso de nuestro protagonista de hoy es especialmente sangrante. Se trata de Macbeth, un rey escocés que tal día como hoy murió en el campo de batalla, en el año 1057.

Macbeth probablemente habría sido olvidado por la historia si no llega a ser porque, en el año 1603, el rey Jaime VI de Escocia se convirtió también en monarca de los ingleses. Y en Inglaterra, por aquel entonces, un tal William Shakespeare se ganaba la vida escribiendo obras de teatro. En esta época, el favor real era crucial para el éxito de los dramaturgos. Así que Shakespeare escribió una obra titulada Macbeth, en la que el rey medieval se convirtió en un personaje atormentado por la culpa después de haber matado a su predecesor. En la obra, Macbeth tenía a su lado un consejero muy sensato llamado Banquo, que era ni más ni menos que uno de los ancestros de Jaime, el nuevo rey.

Gracias a Shakespeare, ahora no se puede pensar en Macbeth sin asociarlo con el monarca atormentado por la culpa que ve sus manos manchadas en sangre. Que, irónicamente, es como dejó Shakespeare al personaje real: con su memoria manchada en sangre.

si te has quedado con ganas de más...

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?