Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Por qué Tarantino ha hecho la película del verano

'Érase una vez en... Hollywood' llega a la cartelera en pleno agosto con Brad Pitt y Leonardo DiCaprio

1.- Por Charles Manson

Es uno de los asesinos que más fascinación y rechazo despierta, a partes iguales. Los crímenes de Manson son una excusa para hablar de Hollywood, de cine clásico, y para situarnos en un momento de inflexión y cambio. Los sesenta habían sido los años de la liberación sexual, de las drogas, de lo lisérgico y aquella noche de agosto de 1969 cambió todo. Se perdió la inocencia, dijo Joan Didion. Supuso el comienzo de la fragmentación, de la atomización cultural, de la postmodernidad. "He hecho muchas investigaciones, en los últimos años. He leído libros, escuchado podcast, especiales de televisión. Intentando entender cómo alguien era capaz de tener a estas mujeres y someterlas", explicaba Tarantino en el pasado Festival de Cannes.

2.- Por Brad Pitt y Leonardo DiCaprio

Dos de los actores de los noventa, probablemente los que más portadas de la revista adolescente Super-Pop acabaron, vuelven a juntarse de nuevo. Tarantino se divierte con ellos a su antojo. DiCaprio interpreta a un actor de medio pelo que piensa que es una estrella y Brad Pitt es el doble de acción de DiCaprio, mucho más talentoso que los actores, parece decirnos Tarantino y sin sus excentricidades. Brad Pitt ya trabajó con Tarantino en Malditos Bastardos y DiCaprio en Django Desencadenado, precisamente las dos películas en las que el director retuerce la historia a su manera. En Malditos Bastardos, Hitler era asesinado por una judía, y en Django desencadenado, un esclavo negro se vengaba del holocausto americano. En esta ocasión es la historia de Hollywood la que modifica a su antojo, pero también la historia del verano de 1969.

3.- Por su respuesta a la violencia

Sobre el director de Pulp Fiction siempre ha pesado la acusación de que disfrutaba y banalizaba la violencia. Pero ha sido con este último estreno cuando han llegado acusaciones más enconadas. Por ejemplo, la de un artículo de The Guardian donde se exponen los casos de personajes femeninos que fueron maltratados por el guion y que, aparentemente, demuestran la misoginia del director y el uso de la violencia contra las mujeres. El cine de Tarantino, exceptuando Reservoir Dogs, tiene personajes femeninos protagonistas que llevan el peso de la acción y ejercen violencia y la sufren, como el resto de sus personajes masculinos. En Érase una vez... en Hollywood hay violencia, hay sangre, hay risas; pero no hay violencia sexual sobre las mujeres, ni agresiones a ellas por el hecho de serlo. No hay misoginia. Es cierto que hay una mirada escópica, tal y como diría la teórica Laura Mulvey, cuando la cámara mira a los personajes femeninos, una mirada sexualizada, como en muchas otras películas actuales, por otra parte.

Decía Stuart Hall que las representaciones de la violencia en la gran pantalla no son violencia sino mensajes sobre ella. Tarantino dice mucho de un país donde existe la pena de muerte y donde es legal llevar armas en algunos estados. Un país temeroso de los tiroteos en institutos, permisivo con la violencia y puritano con el sexo. Al final, el mensaje de Tarantino es que solo vale la violencia en la ficción, violencia catártica y que, solo el cine puede salvarnos. 

4.- Por los homenajes cinéfilos

En Érase una vez en... Hollywood no falta el homenaje al kung-fu, al cine B, a la televisión y a la música de los 60, con la canción de Los Bravos, que ya intuíamos en el tráiler. Ahí está Leonardo DiCaprio convertido en héroe del spaghetti western, género del que tanto ha bebido su cine, y de que toma hasta el título, con guiño al director italiano Sergio Leone. Dice Tarantino que la película es un homenaje a Sergio Cabucci. "Es uno de mis directores favoritos, de hecho, Django desencadenado está basado en una película suya. Era mi versión. Quería honrarle", explicaba en Cannes. También Bruce Lee es otro de los homenajeados. La mansión de los siete placeres es el filme que homenajea en Érase una vez... en Hollywood

También está Polanski y Sharon Tate.

5.- Por Sharon Tate

En sus memorias Roman Polanski confiesa que el tiempo que vivió al lado de Sharon Tate fue la época más feliz de su vida. De ella destaca su bondad, su alegría natural, su amor a las personas y a los animales, a la vida en general. Tenía, decía el director, un gran sentido del humor. Cuando murió tenía tan solo 26 años. Tarantino ha escogido a la actriz Margot Robbie para el papel. "Ella es un rayo de luz y eso es lo que quería mostrar con mi trabajo. También eso estaba en los recuerdos sobre ella, que era alguien luminoso, y busqué una interpretación menos hablada", contaba la actriz. Sharon Tate estaba en un momento emergente de su carrera, había protagonizado películas como El valle de las muñecas, La mansión de los siete placeres, No hagan olas o El baile de los vampiros, con Polanski.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?