Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 19 de Enero de 2020

Otras localidades

Torturado y asesinado por silbar

No puede haber mucho consuelo para alguien a quien le han quitado la vida a los 14 años. Pero de los pocos que podría esperar su familia es que al menos los culpables de su muerte se lleven su merecido. Lamentablemente, no fue el caso de nuestro protagonista de hoy

()

Emmett Till tenía 14 años cuando tomó la fatídica decisión de visitar a su familia en el pueblo de Money, en Mississippi. Él vivía en Chicago, y no era del todo consciente de que en el sur ciertas acciones podían ser interpretadas de forma muy distinta de lo que él pensaba. Claro que debe ser complicado ser consciente de que ir a comprar caramelos en una tienda te pueda costar la vida. Supongo que ya estaréis sospechando cuál es el elemento que no os estoy dando en esta historia: que Emmett Till era negro.

Según parece, el día 24 de agosto de 1955, Emmett había estado comentando a los chavales locales que él en Chicago iba al colegio con chicos y chicas de raza blanca, algo que resultaba inconcebible en Money. Después de esto, Emmett entró sólo en la tienda del matrimonio Bryant, donde Carolyn Bryant estaba sola detrás del mostrador. Según Carolyn, Emmett le silbó, le dijo algunas obscenidades e intentó agarrarla por la cintura. Al irse de la tienda el chico, pronto empezó a difundirse el rumor por el pueblo de que un chaval negro había intentado abusar de una mujer blanca. Cuando Roy, el marido de Carolyn, volvió esa noche, se fue a la casa del tío de Emmett, secuestró al chico y se lo llevó a una granja apartada. Allí lo torturó durante horas, hasta que finalmente lo mató y lo tiró a un río cercano.

Cuando Bryant y el compinche que le había ayudado a cometer el crimen fueron llevados a juicio a finales de ese mismo año, el jurado, compuesto por hombres blancos, los absolvió a ambos. Con el paso de los años, se demostró que todos los testimonios, empezando por el de Carolyn Bryant, eran falsos. Lo más probable es que Emmett sólo silbara dentro de la tienda. Era algo que su madre le había enseñado a hacer para evitar el tartamudeo que le perseguía.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?