Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 19 de Septiembre de 2019

Otras localidades

¿Crush o flechazo?

La RAE reivindica en un tuit el uso del castellano ante el auge de los extranjerismos

Esta semana la Real Academia de la Lengua ha hecho una serie de propuestas enfocadas a evitar el uso de extranjerismos. Lo han hecho mediante un tuit en el que proponían una serie de alternativas al concepto “crush”, que se usa para referirse a una persona en la que te fijas aún sabiendo que es imposible que suceda lo contrario. La RAE recomienda el uso de expresiones o conceptos como amor platónico o flechazo para referirse a esta situación y reivindica que nuestra lengua tiene recursos para abordar este tipo de cuestiones.

El lenguaje, como todo, evoluciona con cada generación, aunque quizás en los últimos años estos cambios sean más evidentes. De hecho, cada generación tiene unas palabras o expresiones o específicas, popularizadas de diversos modos, que la caracterizan. Por tanto, hay cambios en la forma de hablar de un millenial con respecto a la de un miembro de la Generación Z.

El desarrollo las tecnologías y, sobre todo, internet y la comunidad que crea, han hecho que estas expresiones o términos se expandan con mayor facilidad y que incluso traspasen las fronteras nacionales y puedan unir a una generación a nivel global.

Hay que destacar también que no todas las palabras que han popularizado las nuevas generaciones vienen del inglés. Algunas son palabras propias del castellano que en un determinado contexto toman uno u otro significado. Palabras como “fantasía” o “salseo” han sido dotadas de un nuevo significado por la Generación Z.

La velocidad a la que caducan estas expresiones también ha cambiado debido a las redes sociales y a la velocidad que van las mismas. Si pensamos en los primeros “memes” se nos hacen ahora completamente obsoletos. Lo mismo ocurre con las palabras, que cambian y caducan a una velocidad enorme.

Para hablar de esta evolución del lenguaje ha acudido a La Ventana Mar Abad, que trata el tema en su libro “De estraperlo a postureo: cada generación tiene sus palabras”. Recalca que la RAE solo recomienda, pero no funciona “como un policía”. Es la sociedad, los hablantes, los que tienen la soberanía en el uso del lenguaje, no la institución, que “tiene la función de recoger, no de dictar normas”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?