Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 23 de Enero de 2020

Otras localidades

Johnny Depp y Ciro Guerra, contra el racismo y el imperialismo

El actor es uno de los protagonistas de 'Waiting for the barbarians', la adaptación de la novela de Coetzee del director colombiano Ciro Guerra, última competidora del León de Oro

Venecia siempre se guarda algo bueno para el final. Cuando llega el mal tiempo a El Lido y la mayoría de periodistas y estrellas vuelan hacia el festival de Toronto, máximo competidor de la Mostra, en el certamen italiano aparece una de las claras candidatas al León de Oro. Waiting for the barbarians (Esperando a los bárbaros), es una estupenda adaptación de la novela de J. M. Coetzee que firma el director colombiano Ciro Guerra.

Para su primera película rodada en inglés, tras el éxito de Pájaros de verano y El abrazo de la serpiente, con la que logró su primera nominación al Oscar, Ciro Guerra ha contado con dos estrellas internacionales, Robert Pattinson y Johnny Depp. "Habla básicamente de cosas que son muy, muy actuales y muy relevantes hoy en muchas partes del mundo", decía Depp.

Sin embargo, el verdadero protagonista y el único actor que hace sombra a Joaquín Phoenix en esta competición es Mark Rylance. Rylance es un magistrado británico que empieza a cuestionarse su lealtad con el imperio, cuando dos generales, violentos y crueles, deciden empezar una guerra contra los llamados bárbaros, las tribus nómadas que planeaban por la frontera desértica imperial.

"Es importante darse cuenta que Johnny y yo interpretamos a dos personajes que son las dos caras de una misma moneda: el imperialismo. El torturador y el rescatador. Los dos ponen en peligro a los demás al victimizarlos o torturarlos. Para mí ha sido lo más gratificante de esta historia", explicaba el actor ganador del Oscar por El puente de los espías.

Al igual que Pájaros de verano, conde contaba cómo el narcotráfico fue cambiando el paisaje y las formas de vida de las comunidades agrícolas, en Waiting for the barbarians indice en cómo se crean los enfrentamientos entre pueblos: configurando a un enemigo que no existe. "Soy inglés, y soy consciente del imperialismo de mi nación. Pero es que hoy hay más imperialismo, por ejemplo, contra la naturaleza, contra las plantas y los animales. Eso es algo de lo que muchos no son conscientes. Creo que es importante reflexionar hacia dónde está yendo el mundo hoy".

El exterminio del otro, gran problema de la historia del mundo, se ambienta en una especie de época lejana, con ecos a la conquista de América, a las atrocidades del Imperio español, pero también reminiscencias orientales, que señalan el colonialismo de las sociedades europeas en África y Asia.

"Los bárbaros es algo que el poder necesita. Alguien a quien temer, odiar, a quien señalar. Y cuando señalamos a alguien, incluso cuando señalamos a nuestro gobierno, a veces se magnifica ese odio. La novela es tan profunda en esos temas, en lo fácil que es señalar al otro y lo difícil que es señalarse a uno mismo. Y lo fuerte que es descubrir que tu propio discurso puede estar lleno de odio", decía el director que ha contado con el guion del propio autor de la novela. El lingüista Noam Chomski describió cómo para un país tan grande y diverso como Estados Unidos, lo fundamental era crear un buen sistema de propaganda que definiera quién era el enemigo del estado en cada momento. Ciro Guerra destapa las consecuencias de que los estados, que se creen imperios, señalen a los malos.

Las imágenes de Ciro Guerra son poderosas. Los tonos áridos del desierto, contrastan con los colores de los ropajes de los paisanos y con el azul oscuro de los uniformes de los soldados. El linchamiento, los bandos, el miedo sin razones aparentes, el odio y la desconfianza, todo lo que aparece en esta historia conecta con el mundo actual.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?