Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 19 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La biblioteca de Cebolla, revive un año después de que una riada se la llevara por delante

Conocemos la historia de la biblioteca de Cebolla, una localidad de Toledo que hace un año sufrió una riada que destrozó esta instalación municipal

La localidad de Cebolla, en la comarca de Talavera de la Reina, sufrió hace un año una riada tras el desbordamiento del arroyo Sangüesa por la fuerte tormenta que cayó en la zona. Se anegaron las calles, se inundaron viviendas, muchos vehículos fueron arrastrados por el agua y el barro; y entre los números desperfectos estuvo el de la biblioteca municipal que terminó completamente destrozada.

María José Olivares, la bibliotecaria del pueblo desde el año 2000 rememora lo que ocurrió hace doce meses: “El primer edificio que se encontró la riada fue la biblioteca y se perdieron prácticamente todos los libros: unos 12.000”.

Lo cierto es que la población se implicó rápidamente y cuando dejó de llover, se organizó una cadena humana de voluntarios para intentar salvar los libros. Olivares recuerda perfectamente cómo se quedaban atrapados en el lodazal: “No nos podíamos mover. Estabas en el barro y te quedabas donde estabas”.

Llegan libros de todo el mundo

Los libros salvados estaban en lo alto de las estanterías, eran los menos demandados por los usuarios. Los efectos de la humedad acabaron de destrozar muchos de aquellos ejemplares. Para ayudar a repoblar la biblioteca, se hizo un llamamiento en las redes sociales que tuvo un éxito rotundo. Tan solo una semana después de la inundación, les empezaron a llegar libros de todas partes; de España, pero también de Francia o Alemania; en definitiva “fue una locura”.

Escritores como Fernando Aramburu, Arturo Pérez-Reverte, Laura Gallego o Care Santos colaboraron mandando ejemplares de sus libros. Y luego empezó el trabajo duro, el de catalogarlos. María José calcula que solo tiene hecho el 10% de todo lo que llegó. Y que sigue llegando. El viernes recibió dos cajas más, que se suman a los más de 15.000 ejemplares que han ido llegando a Cebolla a lo largo de estos meses. Aun así, la nueva biblioteca sigue sin estar disponible; será un edificio que aún están en construcción y de momento se encuentran en una habitación muy pequeñita de manera provisional”. Tampoco tiene una fecha para saber cuándo se podrán trasladar: “Aquí en los pueblos tampoco hay mucha financiación y va muy despacio”.

Biblioteca provisional

En esta habitación de unos 16 metros cuadrados que ahora alberga a la biblioteca, han tenido que dividir en tres el club de lectura para dar cabida a los participantes. Los talleres para niños se han suspendido por falta de espacio. Cebolla tiene poco más de 3.200 habitantes censados. En un pueblo una biblioteca es esencial: “Es el centro de muchas de las actividades. Siempre hay alguien, siempre hay gente, siempre hay un grupo que está haciendo algo. Es casi imprescindible en el pueblo”.

Acostumbrada a trabajar rodeada de palabras, María José se queda sin ellas cuando le preguntamos cómo imagina el día que, por fin, pueda ejercer de bibliotecaria en la nueva biblioteca.

El año que viene, volveremos a llamarla.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?