Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 23 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Protagonistas de la incapacidad

No es que este país no tenga experiencia en la negociación, es falso. Los nacionalistas habían ayudado históricamente a la estabilidad del estado

Solo un giro inesperado de última hora puede evitar las elecciones, las cuartas en los últimos cuatro años. El fracaso de las negociaciones entre PSOEUnidas Podemos fue, ayer, ya evidente.

Se acabó la escenificación y la lucha por el relato de la responsabilidad de la nueva convocatoria. No se ponen de acuerdo, incapaces de entender el mandato de los ciudadanos, que volverán a ir a votar, otra es cosa es cuántos lo van a hacer y qué van a votar, porque unas elecciones después podemos encontrarnos con las mismas.

Lo que nos espera ahora es la asignación de responsabilidades por parte de los protagonistas de la incapacidad. Parece evidente que Pedro Sánchez siempre quiso gobernar en solitario, pero Unidas Podemos antepuso siempre su hambre de Consejo de Ministros, aparcando el interés común. Se olvidó de las necesidades sociales, sacrificadas por la cuota de poder.

Si se priorizan estas demandas sociales lo normal sería un acuerdo programático a cambio del apoyo parlamentario. Y no es que este país no tenga experiencia en la negociación, es falso. Los nacionalistas habían ayudado históricamente a la estabilidad del estado. ¿A cambio de que? Pues a cambio de conseguir contrapartidas en materia de legislación, financiación o inversiones, que al final revierte en la gente.

Pactar, acordar un programa sin cargos ministeriales a cambio no puede ser nunca una humillación, como dice Pablo Iglesias, porque este programa se traduce en beneficios para la sociedad, esta es la contrapartida importante. Si antepones los cargos a la sociedad, la sociedad te importa un bledo.

Y la derecha, la irresponsable derecha instalada en el bloqueo permanente y engrasando la maquinaria electoral. En este flanco quien tiene especial responsabilidad en una posible nueva convocatoria electoral es Ciudadanos. La ambición desmesurada de Albert Rivera que se vio tocando Moncloa con la punta de los dedos, se lo decían las encuestas, le llevó a rechazar cualquier acuerdo con Pedro Sánchez, y así traicionó casi todo lo que llevaba escrito en su programa, además de apuntalar al Partido Popular a cambio de unos pocos cargos autonómicos. Ni va a tocar Moncloa y es más que posible que nunca sea alternativa a los populares. También Rivera solo pensó en Rivera y se olvidó de la gente que le había votado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?