Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

Movimientos a la desesperada

Qué casualidad que pida este tiempo justo cuando acaba el plazo, justo cuando la convocatoria electoral ya no parece una amenaza sino una posible realidad, justo cuando las encuestas le dicen que es uno de los partidos que más perdería en las urnas

Hoy acaba el plazo. Acaba la ronda de contactos del rey con los representantes políticos y luego sabremos si hay investidura al final de esta semana o vamos a elecciones. Nunca una ronda de consultas del rey había generado tanta expectación ni había tenido tantas incógnitas. Nadie sabe que le van a decir los representantes de las cuatro principales fuerzas políticas.

Bueno, ayer hubo una que dio el famoso giro inesperado y no fue ni Unidas Podemos ni el PSOE, fue Ciudadanos. Albert Rivera, que se ha negado reiteradamente a reunirse con Pedro Sánchez, que se había instalado en el “no” inamovible, apuntó ayer a la abstención con condiciones. Condiciones, por cierto, innecesarias porque son el puro cumplimiento de la Constitución. Vuelve a jugar Rivera con la Carta Magna exhibiendo sin pudor su desconocimiento voluntario.

Lo de Rivera es de traca. Semanas, meses, sin moverse y ahora dice que solo necesita 30 segundos para garantizar la abstención, y no es que le haya venido de golpe un ataque de responsabilidad institucional. Qué casualidad que pida este tiempo justo cuando acaba el plazo, justo cuando la convocatoria electoral ya no parece una amenaza sino una posible realidad, justo cuando las encuestas le dicen que es uno de los partidos que más perdería en las urnas. Justo entonces Rivera lanza la oferta y busca la complicidad del PP, no vaya a ser que la fuga de votos de Ciudadanos al PP le desangre del todo.

Movimiento a la desesperada, pues, de Albert Rivera, como pareció desesperado la semana pasada el movimiento de Pablo Iglesias, esa especie de gobierno de coalición en diferido. Curiosamente los dos partidos que más tienen que perder en unas nuevas elecciones.

No sabemos que van a decirle al rey ninguno de ellos, Iglesias amaga con involucrar la monarca en el desenlace otorgándole unas atribuciones que sabe que no tiene, volvemos otra vez a la lectura de la Constitución.

Veremos cómo acaba el día, a veces, cuanto más perdido se ve todo o precisamente porque se ve todo perdido, aparece la solución.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?