Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

ESPECIAL HORA 25 ESPECIAL HORA 25 Especial 'Hora 25' por los disturbios en Cataluña

Josefina Molina: "El cine será la mejor arma para la lucha de las mujeres"

La directora cordobesa recibe a sus 83 años el Premio Nacional de Cinematografía, en el marco del Festival de Cine de San Sebastián, y se convierte en la primera directora en recibir el galardón

Josefina Molina recibe el Premio Nacional de Cinematografía / ()

Nacida en Córdoba en el año 36, Josefina Molina es una de las mujeres que ha marcado el cine español. Un referente de varias generaciones de cineastas presentes y futuras. Este premio, decía el jurado, subsana una deuda con su carrera, puesta fuera de foco durante tiempo. Miembro de la Academia de Bellas Artes, Goya de Honor, fue la primera mujer en obtener el título de Dirección en la Escuela Oficial de Cinematografía, por su contribución al cine español.

También es la primera mujer directora en obtener este premio Nacional de Cinematografía, que han recibido personas del cine como la guionista Lola Salvador, la diseñadora de vestuario Yvonne Blake y, el año pasado, la productora Esther García, de un premio que lleva entregándose, de manera regular desde el año 1980.

"Quiero dedicarle este premio a la niña que nació en la Guerra Civil y que quiso romper la inercia entonces destinada para las mujeres que eran las tareas del hogar. Aquella niña que consiguió dedicarse a lo que de verdad deseaba: dirigir cine, contar historias con imágenes. Y hoy convertida en esta anciana que veis, viene a recoger muy honrada este premio importantísimo", agradecía emocionada la galardonada.

En 1989 llevó al cine Esquilache, basada en Un soñador para un pueblo, de Antonio Buero Vallejo; y en 1991 dirigió a Charo López y Miguel Bosé en la comedia crítica Lo más natural. Su último largometraje para la gran pantalla fue La Lola se va a los puertos que, basada en la obra de Antonio y Manuel Machado, reunió bajo los focos a Paco Rabal y Rocío Jurado.

Tuvo que dejar el cine para hacer televisión, donde firmó uno de sus mejores trabajos Teresa de Jesús. Siempre dijo que dio ese salto porque no le dejaban hacer lo que quería. “Josefina era una mujer valiente”, decía la guionista Patricia Ferreira. “Para ser de aquella generación de jóvenes cineastas que cambió el género dramático en televisión español enfrentándose a las autoridades, había que ser muy valiente”. Esa valentía la ejerció en la mezcla de géneros en su carrera: la autoficción en la televisión, en el cine político, histórico, melodrama, comedia dramática y el género erótico con humor en La tirtita.

En todas ellas, se percibe su mirada como cineasta. Una mirada libre y sin prejuicio ha sido esencial para comprender la situación de la mujer en los años de la Transición y la consolidación de la democracia. "Yo quería ser directora de cine sobre todo y ante todo, a pesar de la precariedad de la industria cinematográfica, me acompañaron en el camino dos mujeres de extraordinario talento para el montaje, Nieves Martín y Carmen Frías. Sé que recibo este premio no solo por mí, sino también por ellas y otras mujeres de mi generación que se dedicaron a los oficios del cine cuando no era nada fácil. Por eso me gustaría compartirlo con ellas y con mis compañeras de CIMA", decía.

"Tenemos que luchar porque las cineastas jóvenes tengan las mismas condiciones que sus compañeros y los mismos derechos laborales", añadía. "Es preciso alertar de la escasa presencia de mujeres en el mundo audiovisual. Esto afecta al contenido", alertaba la cineasta.

La labor de Molina con las mujeres cineastas va más allá de abrir caminos, es la fundadora de CIMA, la asociación de mujeres cineastas, que ha acudido a acompañarla en este acto, en el que también estaba el presidente de la Academia de Cine, Mariano Barroso, y directores de su generación, como Imanol Uribe y Manuel Gutiérrez Aragón, en un acto presidido por el ministro de Cultura en funciones, José Guirao.

Un acto lleno de emoción y aplausos, en el que Josefina Molina aprovechaba para mostrar su rabia contra los asesinatos machistas: "Las leyes han venido después de mucho batallar en el colectivo feminista, con muchas víctimas en el camino. Pero ahora nos encontramos con algo que no esperábamos, el rechazo malintencionado y vergonzante de quiénes quieren quitar las leyes contra la violencia de género. Las luces rojas se han encendido". Un discurso feminista y emotivo que ha acabado reflejando que la lucha de las mujeres es imparable y tiene en el cine su mejor aliado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?