Últimas noticias Hemeroteca

, 22 de de 2019

Otras localidades

¿Por qué nos fascinan tanto los 'Peaky Blinders'?

Analizamos la serie británica creada por Steven Knight y protagonizada por Cillian Murphy

Cillian Murphy, un mafioso con ambiciones políticas /

“No soy Dios. Aún no”. Con esta frase vuelve Thomas Shelby a reivindicar el lugar que quiere ocupar en el inicio de la quinta temporada de ‘Peaky Blinders’. De igual manera, la serie, que acaba de llegar a través de Netflix, sigue buscando su lugar en el Olimpo de las series, trepando poco a poco, hasta un pódium que ha alcanzado con pleno derecho.

Hace seis años, ‘Peaky Blinders’ se estrenó en el segundo canal de la BBC británica escrita de arriba a abajo por Steven Knight. Solo en un puñado de capítulos este creador se ha apoyado en otros guionistas, y eso se nota, pues la serie tiene un camino muy bien trazado y sabe dónde quiere terminar: en el inicio de la II Guerra Mundial.

Thomas Shelby, el protagonista y jefe del clan, vuelve de la Gran Guerra completamente atormentado e inicia, junto a su familia, una larga carrera para hacerse con el control de su Birmingham natal. Primero a través de las apuestas y luego con el contrabando, consiguen un imperio millonario y se ganan el respeto de sus vecinos y de la policía, no sin derramar ríos de sangre.

‘Peaky Blinders’ rápidamente fue acogida en su Inglaterra natal como una de las grandes series de los últimos años, y pasó a la primera cadena del canal que la emite. Fuera de sus fronteras,la serie se hizo más popular gracias al acuerdo de distribución con Netflix. Pero en los países anglosajones se ha convertido en un auténtico fenómeno: se copian los looks, los cortes de pelo, hay rutas turísticas para conocer los rincones que aparecen en la serie y en el pasado mes de septiembre se celebró un festival con música y otras actividades relacionadas con la ficción.

Una radiografía fiel de la historia

La serie, aunque son sus licencias, siempre ha desarrollado la trama alrededor de la realidad histórica que envolvía la época. Desde el año 1919, se ha servido de un universo propio y de unas tramas trepidantes para narrar la Europa de Entreguerras. No es fácil escribir una saga familiar de varias décadas en un periodo tan convulso en el que ocurrieron tantos acontecimientos.

No es solo una historia de mafiosos y políticos, cuenta el drama del surgimiento de la clase obrera, lo cual se visibiliza poco a poco al transcurrir de las temporadas. Ya en la quinta, Tommy es un diputado elegido por el voto popular que representa, paradoja incluida, al Partido Laborista. Una de sus victorias es, precisamente, detallar la mala vida de las clases menos favorecidas, y el ascenso a través de Tommy de una clase obrera que escala con paso firme a lo más alto de la sociedad.

Sin embargo, sería injusto hablar de ella como de una serie únicamente histórica. ‘Peaky Blinders’ habla de hombres atormentados después de vivir las atrocidades de la Primera Guerra Mundial, de cómo luchar con los errores y los fantasmas internos de cada uno de nosotros o de cómo mirar al futuro con optimismo, levantarse después de cada caída y cuidar y ser cuidado por la familia.

No son muchas las series que pueden presumir de presentar la diversidad cultural que tiene la ficción de la BBC. A pesar de caer en ocasiones en la caricatura o la estereotipación, ingleses, irlandeses, judíos, italianos, gitanos o rusos se entremezclan en la escena de forma magistral.

Escucha la sección completa de series de 'El Cine en la SER'

Mucho rock and roll

Además de por su fotografía y su ambientación, la serie se llena de épica a través de la música que utiliza, una banda sonora rockera actual que, a pesar de su contemporaneidad, no desentona. Su banda sonora ha incluido a artistas de la talla de David Bowie, Tom Waits, Jack White, Arctic Monkeys, Radiohead o Nick Cave. Red Right Hand, de hecho, se ha convertido en un auténtico himno para que los hermano Shelby paseen a cámara lenta que parece que el propio NIck Cave hubiera compuesto paseando entre las chispeantes y grises calles industriales de Birmingham.

El mismísimo David Bowie se declaró fan de la serie desde sus inicios, por lo que algunas de las canciones de ‘Blackstar’, el último disco del Duque Blanco, están presentes en la cuidada selección musical. La música, además de buena, es coherente, cada canción tiene un sentido artístico, pero también expresa con exactitud cada una de las escenas que están ocurriendo en pantalla.

Actores curtidos sobre las tablas

Al verlos en escena, parece que los actores pertenecen a la época de Entreguerras. Cillian Murphy, Helen McCroy, Tom Hardy o Adrien Brody son figuras formadas en el teatro y con amplia experiencia en el cine de la más alta categoría. Al igual que ocurre con ‘Los Soprano’ o ‘Boardwalk Empire’, series con las que se puede y debe comparar, no existen fuertes derroches de efectos especiales ni animación digital. La serie es una serie de actuaciones, y cumple con las pretensiones que demuestra.

El western de gánsters perfecto

La serie toma algunos de los elementos del western americano y del género de los gánsters y crea un universo en el que funcionan perfectamente. Los tres hermanos que manejan los negocios de la familia, Thomas, Arthur y John, quedaron huérfanos tras la muerte de su madre y el abandono de su padre, quien fue a "seguir el sueño americano". Los tres sirvieron para su país en la Primera Guerra y, lejos de mantener su postura como soldados, irán transitando la ferocidad de los suburbios británicos. Igual que nos pasó hace dos décadas con ‘Los Soprano’ o con ‘El padrino’, nos ponemos del lado de estos maleantes y no cuestionamos sus asesinatos, y al igual que en ‘Los Soprano’, se repiten muchos patrones, como la figura del mafioso italiano, en esta serie interpretado por Adrien Brody.

Steven Knight ha reconocido en alguna ocasión que su principal referencia siempre fueron las películas del Oeste de John Ford. Por eso, en la primera escena de la serie vemos a Tommy Shelby entrando al pueblo sobre un caballo porque, según dice el creador, “así es como empiezan todos los westerns”. En este caso está extrapolado a la Europa de los años 20, con sus características. Y si los italiano están un poco representados, los judíos, como el personaje de Tom Hardy, también. EL creador siempre ha confesado que se ha basado en las historias que escuchaba en su casa para escribir el guion, pero claro, teniendo en cuenta que él se crió en Birmingham, lo tenía todo muy cercano.

Winston Churchill o algunos mafiosos como Billy Kimber y Darby Sabini han aparecido en la serie con sus modificaciones pertinentes. Lo mismo ocurrió con Jessie Eden, la líder sindical comunista mencionada como la responsable de una huelga de mujeres en 1924, que lleva a todas las Shelby a la calle. Eden, mujer, joven y de clase obrera es, quizá, uno de los pocos personajes capaz de poner en jaque al líder de la banda a nivel intelectual. Las escenas que protagonizan ambos son de lo más ágil, acostumbrados siempre a ver un Tommy muy parco en palabras.   

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?