Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 14 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Navegando vía plataforma

Sailwiz pone en contactos a propietarios o patrones de barcos con personas que quieren navegar

Barco navegando en el mar /

Dice Álvaro García de Polavieja, CEO y cofundador de Sailwiz, que su negocio rompe las tres barreras tradicionales que impiden navegar a la mayoría de las personas: el precio de los barcos, la habilidad (y la titulación) para poder llevar una embarcación y la compañía: "salvo algún lobo de mar solitario, a casi todos nos gusta navegar acompañados, y hoy en día es muy difícil poner en común a un grupo de amigos o a la familia para comprometerse todos en un viaje en barco". La fórmula de Sailwiz: ser una plataforma que pone en contactos a patronos o propietarios de barcos con personas que quieren navegar, ofreciendo rutas o trayectos que además se pueden reservar por plaza.

García de Polavieja dice que hay clientes de todo tipo -"familias, personas que viajan solas, solteros que organizan flotillas de solteros para conocer gente, aventureros que quieren cruzar el océano compartiendo barco y gastos..."- que buscan entre los más de 300 patrones apuntados en la plataforma y los trayectos y viajes que ofrecen en 23 países. La empresa tiene dos años de vida, y surgió por una combinación de experiencia en el sector (García de Polavieja lleva 14 años en el mundo de la náutica, y allí constató cómo mucha gente se saca el título necesario para navegar pero, al cabo de los años, no acaba de ejercer, por las barreras antedichas) y la necesidad de preparar un proyecto académico en la escuela de negocios en la que cursaba un máster: un trabajo de clase que ha acabado convirtiéndose en un proyecto empresarial que ya está internacionalizándose y que tiene como objetivo a corto plazo consolidarse en los mercados más marineros de Europa (como Croacia, Grecia o Italia).

Fraude digital

En la segunda mitad del programa, repasamos los resultados del informe sobre fraude digital y suplantación de identidad presentado por el Colegio de Gestores Administrativos de Madrid. Fernando Santiago, su presidente, dice que el problema es preocupante, puesto que las estimaciones están en un coste de 1.600 millones de euros al año por estas prácticas ilegales, "y el número de denuncias crece cada año; desde 2012 ha subido un 82%", enfatiza.

El problema es grave para las empresas, no sólo por el coste económico, sino también reputacional: "¿Cómo va a resultar de confianza una empresa para un ciudadano si no puede cuidar de su propia seguridad?". Frente al creciente fraude, el Colegio propone trabajar en una mayor capacitación digital de los ciudadanos, fomentar el uso de herramientas seguras, y reforzar el papel de los colaboradores sociales (como los propios gestores administrativos) para verificar las transacciones digitales.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?