Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

Indecencia laboral

Acudir al diccionario es un magnífico recurso; no sólo para no meter la pata -cuando se habla o cuando se escribe- sino también para entender la realidad con mayor precisión. Por ejemplo, hoy se celebra el día del trabajo decente; entonces vas al diccionario, buscas decencia, y dice: “honradez y rectitud que impide cometer actos delictivos, ilícitos o moralmente reprobables”. Vale, siguiente paso: ¿qué entendemos entonces por trabajo decente?

Escuchando esto, tengo la impresión de que no son ejemplos de trabajo decente. Sólo una cosa más para completar lo de las definiciones. Si en lugar de trabajo decente dijéramos trabajo digno… Me quedo con un fragmento de la definición de dignidad: “cualidad del que se hace valer como persona y no deja que lo humillen ni degraden”.

Está muy bien, pero, claro, pregunta: y si tienes que dejarte humillar o degradar -o las dos cosas- para llegar a final de mes, entonces ¿qué eres? Pues yo lo tengo muy claro: una víctima. Y el que te humilla y te degrada un explotador. Al pan, pan; y al vino, vino. No hace falta diccionario para eso.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?