Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Así se ha tratado la violencia de género en el cine, la televisión o la música

Luis Alegre repasa cómo ha tratado el arte esta lacra social

Los datos nos dicen que son ya 50 las mujeres asesinadas por violencia de género en lo que va de año en nuestro país. Un total de 1.025 desde que empezaron a contabilizarse, en 2003. Una lacra en la que la cultura también tiene algo que decir. Por eso el profesor, cinerasta, y periodista Luis Alegre ha recopilado algunas de las manifestaciones artísticas esenciales para comprender esa relación.

"Hay un montón de ficciones llenas de verdad", explica Luis Alegre. Hasta hace unos 25  o 30 años, las que trataban la violencia de géneo eran muy escasas, pero el caso de Ana Orantes marcó un punto de inflexión. eso disparó la conciencia social.

Diego Galán, director y crítico de cine, fue el autor del documental Con la pata quebrada, en el que se repasaba el machismo a las mujeres en el cine desde los años 30. "El cine y la televisión tiene una enorme capacidad para sacudir concencias", sostiene Alegre.

En la película Surcos, de 1951, se ve a unos niños de la época riéndose de una escena de violencia de género representada por unos guiñoles. Algo que, en la época, formaba parte de la normalidad. Algo "ni censurable ni denunciable".

En la cinta Pecados conyugales (1968) se percibe el doble rasero de la sociedad a la hora de juzgar las infidelidades de un hombre y una mujer. Pero las películas del Landismo, protagonizadas por Landa, López Vázquez o Gracita Morales, deben valorarse como "un valioso testimonio de la época".

De años posteriores nos escandalizan títulos como El fontanero, su mujer... y otras cosas de meter o estribillos que repetían frases como "pégame, pégame, pégame". Representaciones culturales que reflejan los complejos y la escasa educación emocional de la sociedad de aquellos tiempos.

Pero poco a poco ha ido cambiando el "paradigma moral" y también se ha tratado la violencia de género desde otra perspectiva. Un buen ejemplo es La buena estrella (1978), de Ricardo Franco, con Maribel Verdú, Antonio Resines y Jordi Mollá. O la "obra mestra" Te doy mis ojos, de 2003, justo la fecha en la que las autoridades españolas empiezan a contabilizar los asesinatos por violencia machista.

La cantante Eva Amaral también ha protagonizado un cortometraje en el que reflexiona sobre la figura del "príncipe azul". Y es que la educación, con esos cuentos infantiles que potencian el rol bobalicón de la mujer, no ha ayudado en absoluto. Pero en 1991 aún nos hacían gracia los chistes de Martes y 13 en los que ridiculizaban a las víctimas de violencia de género.

En la música tambien contrastan las letras de Concha Piquer ("yo soy tu esclava y tú el absoluto señor de mi cuerpo") con las que, más recientemente, han popularizado Rosalía ("hasta que fuiste carcelero yo era tuyo"), Bebe, Pasión Vega, Aitana y Ana Guerra, Rozalén...

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?