Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 12 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El calvario de Isabel: viuda a los 38 años con dos hijos y condenada 'por mula' en Ecuador

Pasó dos años en una cárcel ecuatoriana y rememora en 'Hoy por Hoy' lo dura que fue la experiencia: "Fui la única española que le echó cojones. La única que no se drogaba. Me daba cuenta de todo"

Francia, Alemania, Marruecos, Perú, Portugal e Italia son los países con más porcentaje de presos españoles; el año que más detenidos hubo en el extranjero -y por drogas- fue el 2011, una cifra que ha ido bajando poco a poco hasta el año pasado, en el que el número de presos en el extranjero está al nivel de 1996. La Fundación de la Abogacía Española tiene un área específica dedicada a la atención de personas españolas presas en el extranjero.

Isabel Camacho, de 53 años, es técnico sociosanitaria, vive en Barcelona, su infierno comenzó en febrero de 2012. Cumplió condena en Ecuador por 'mula' y ha estado en 'Hoy por Hoy' contando su historia. “Pasé una mala época porque me quedé viuda muy joven, con 38 años. Tenía que sacar adelante dos hijos. No daba abasto y estaba sola. Me ofrecieron pasar droga y me lo pintaron de color de rosa”, explica Isabel, quien señala que parece que este tipo de gente que ofrece esto sabe a quién acudir y quien tiene necesidades.

A Isabel le ofrecieron ir a Ecuador para traer droga. Pasó en el país sudamericano varios días, haciendo turismo como una persona más. "Era la única turista española y cantaba más que una almeja", comenta.

Más tarde viajaría a Guayaquil y de allí tendría que volar a España, pero antes de coger ese vuelo la llaman de aduanas y ahí es cuando empezó todo el calvario. Después de registrarle la maleta durante más de media hora, y después de que los policías allí presentes insistieran a su superior de que no había nada de droga, según su testimonio, fue llevada a prisión. Recuerda que en el juicio asegura que le tocó una fiscal muy dura y pasó dos años en la cárcel. "Fui la única española que le echó cojones. La única que no se drogaba. Me daba cuenta de todo", ha explicado.

"Lo que parece una solución, se acaba convirtiendo en un infierno"

Francisco Segovia, coordinador de la Fundación Abogacía Española, nos explica que el número de presos españoles en el extranjero aumentó con la llegada de la crisis. "Hay mucha cantidad de gente que se encuentra en la situación de Isabel y acaba por cometer ese delito. Lo que parece una solución, esto se acaba convirtiendo en un infierno", señala.

En el caso de Isabel, igual que el de otras 'mulas', como la cantida de droga es pequeña, la condena debería ser proporcional. Pero no era así, porque era "necesario un proceso judicial que no existía".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?