Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 12 de Diciembre de 2019

Otras localidades

¿La grada opina o insulta?

Se veía venir y vino. Tras su polémico fichaje por el Barça, Griezmann regresó a su antigua casa y la grada le pasó factura. Y en la factura se pasó cuando le gritaron: “¡Griezmann, muérete!”. Ni es el primero ni será el último. Jugadores de todos los equipos y en todos los estadios han tenido que escuchar que los llamasen negros, monos o maricones, o que se acordasen de sus familias en todos los grados y aprovechando hasta las circunstancias más crueles.

Pero lo peor, siendo graves, no fueron esos gritos sino la respuesta de los atléticos Simeone y Saúl, o del barcelonista Amor a la barbaridad. Dijeron que no opinan sobre opiniones, que no era momento de hablar de eso y que la opinión de la grada siempre es respetable, aunque no guste. Pues va a ser que no. Porque no son opiniones, son insultos. Y porque no todo lo que vocifere la grada es respetable. Quienes gritan son minoría, ensucian a la afición, al club y al deporte. Y si no se condena la actitud a tiempo, los bárbaros se sentirán bendecidos por omisión.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?