Últimas noticias Hemeroteca

, 23 de de 2020

Otras localidades

El coste de tener un hijo en España, 6.000 euros al año

El número de nacimientos en España ha caído a su cifra más baja desde 1941. Y no es porque los jóvenes no quieran ser padres, si no porque los bajos sueldos y el alto coste de la vida se lo impide. "Tienen que elegir entre tener una vivienda o tener un hijo", advierten los expertos

Fuente: Save the children

Esta semana hemos conocido que los nacimientos en España han caído a su nivel más bajo desde 1941. Durante el primer semestre del 2019 se han registrado 170.074 nacimientos, un 6% menos si lo comparamos con el mismo periodo del año pasado. Detrás de estos números está la imposibilidad de muchos jóvenes para emanciparse.

Según Albert Esteve, director del centro de estudios demográficos de Barcelona, la economía "influye sobre todo en las pautas de emancipación y en las posibilidades de crear una vida en pareja. Llegar a formar una es casi una proeza. El problema es que muchos llegan demasiado tarde a tener hijos". Los veinteañeros, asegura Esteve, "no se lo plantean". Los treinteañeros "se lo plantean pero no les va bien económicamente". Y con 40 años "cuando les empieza a ir bien, ya son demasiado mayores y la fertilidad va disminuyendo".

"Los jóvenes desean ser padres, desean construir familias. No hay un cambio en los valores. Pero no ven la oportunidad de hacerlo" zanja Raul Flores, coordinador de Fomento de Estudios Sociales y Sociología Aplicada. Según los datos de la última encuesta del CIS los españoles muestran una preferencia por tener dos hijos. Pero la realidad es bien distinta. "Tenemos, de media, 1,30 hijos" asegura Esteve. "Y aunque un 10% de los adultos mantiene que no quieren ser padre, finalmente un 25-30% de ellos se queda sin descendencia".

Tener un hijo, la nueva cuesta de enero

Un paquete de 52 pañales cuesta 23,69 €, un carrito de bebé sencillo supera los 800 €, y una guardería privada cuesta más de 400 € al mes. Si sumamos todos los gastos que produce la crianza de un bebé los padres se gastan, como mínimo, 470 € al mes por cada hijo entre cero y tres años. Son datos de Save The Children, que han llegado a la conclusión de que la conciliación familiar (dejar al niño/a en la guardería o en campamentos de verano) es lo que más dinero cuesta a las familias.

La cifra se dispara hasta los 588 euros al mes cuando el niño crece y se convierte en un adolescente. También hay grandes diferencias entre comunidades: los padres madrileños, vascos, navarros y catalanes son los que más se tienen que gastar en los más pequeños de la casa.

Save the Children calcula, además, que un 30% de los hogares en España no puede cubrir el coste mínimo para sustentar a un hijo. Son cerca de 700.000 familias las que no pueden criarle en unas condiciones dignas. Para su director, Andrés Conde, asumir la crianza de un hijo "puede colocar a una familia en riesgo de pobreza" porque hay razones socioeconómicas que pesan mucho. Como la temporalidad, los altos costes de la vivienda y la falta de ayudas públicas.

Conde critica que se hable de una "catástrofe demográfica" en España y sugiere que la catástrofe es que "las parejas jóvenes solo pueden tener la mitad de los hijos que desean. Eso es algo que tenemos que cuestionarnos". Y se pregunta: "¿En qué futuro de país estamos pensando si no estamos apoyando a las parejas jóvenes en su esfuerzo de generar una familia?"

El bolsillo es lo que más preocupa

"Tener un hijo supone destinar casi la mitad de un salario medio a su crianza. Si a esto le añadimos el gasto de la vivienda hace que muchas familias tengan que decidir entre tener una vivienda o tener un hijo", explica Raul Flores.

Si tomamos como referencia el salario medio en España, que según el INE es de 1.951 euros brutos mensuales, una familia monoparental gastará -de media- el 24,5% de su sueldo en su hijo. Si los gastos son compartidos por ambos progenitores, cada uno desembolsará el 15% de su salario para criar al menor.

No ayuda el precio de la vivienda, que ha vuelto a subir un 4,7% en el tercer trimestre de 2019 si lo comparamos con el mismo periodo del año anterior. También hay que sumar otros factores, como la evolución de los precios. Desde el comienzo de la crisis, en 2008, la inflación acumulada ha aumentado un 12%.

Para Flores una de las causas de que la edad media para ser padres se haya retrasado hasta los 32 años se explica por la falta de políticas contra la precariedad laboral, la escasa ayuda a las familias por tener un hijo a cargo y la "práctica inexistencia" de políticas de apoyo a la crianza. "El proyecto familiar se ve como una competencia exclusiva de la familia, no se entiende que esa etapa es necesaria para toda la sociedad y que todos deberíamos apoyarla"

"Tenemos miedo a la inestabilidad"

Gabri tiene 34 años. Es padre primerizo: "Antes de ser padres pensamos mucho en el precio de los alquileres, en si seguiríamos con nuestros trabajos y sobre todo en el precio de las cosas". Él y su pareja supieron desde un primer momento que para dar el paso tenían que "arrimar", porque su bebé supone "al menos 300 euros al mes" para cada uno de ellos.

Bea tiene 26 años. Quiere ser madre en un futuro, pero de momento no se lo plantea: "mi generación tiene mucho más miedo a tener una familia, porque no tenemos la estabilidad que sí tenían nuestros padres". Tanto ella como su pareja tienen un contrato fijo desde hace varios años, pero su principal problema para aventurarse a ser padres es la conciliación. "Tenemos jornadas de lunes a domingo con turnos rotativos que haría muy complicado tener un hijo", concluye.


Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?