Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 23 de Enero de 2020

Otras localidades

De coaliciones legítimas y malos perdedores

En una votación tensa, la derecha española y la extrema derecha han vuelto a ofrecer su peor cara en una democracia. Veremos cómo funcionan las estrategias del pasado en este tiempo nuevo y veloz

 Pocas veces se ha vivido, en el hemiciclo y fuera de él, una votación con la tensión con que se ha seguido este mediodía la investidura de Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. Eran las dos y veintinueve minutos de la tarde y la tensión acumulada estallaba en las filas de la izquierda con Pedro Sánchez recibiendo uno a uno a sus diputados a pie de escaño y despedido así por los suyos al grito de "Presidente, presidente" y con Iglesias y los suyos cantando 'sí se puede', con la derecha dispersándose tras intentar reventar hasta el último minuto la sesión y la investidura y con los diputados de Esquerra Republicana que la han hecho posible, muy serios tras decir su portavoz, hermana de una de las encarceladas por el procés, que la gobernabilidad de España le importa un comino.

La decimocuarta legislatura ya está en marcha, con un presidente legítimo que dará a conocer la semana que viene un gobierno de coalición legítimo. Será un gobierno en minoría, con unos apoyos muy complejos, como ha podido escucharse en el pleno con las intervenciones de Esquerra y de Bildu. Y un gobierno que anuncia un programa ambicioso para tratar de curar las heridas que dejó la gran crisis, y poner a España en rumbo con los grandes retos del momento. Entre ellos, el reto catalán. No lo tiene fácil este gobierno de coalición. Porque, visto lo visto, ni en los grandes temas de Estado tendrá el apoyo de los otros partidos mayoritarios.

La derecha española y la extrema derecha han vuelto a ofrecer su peor cara en una democracia, la del mal perdedor que se lleva por delante lo que haga falta para que no le arrebaten lo que considera suyo. Se lo hicieron a Zapatero en el 2004, hablaron de gobierno ilegítimo; se lo hicieron a Sánchez en junio del 2018, cuando la moción de censura; se lo han hecho a Sánchez en enero del 2020 y a González en los años 90, en cuanto olieron debilidad. Veremos cómo funcionan las estrategias del pasado en este tiempo nuevo y veloz.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?