Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 27 de Enero de 2020

Otras localidades

Un entrenador de baloncesto infantil abandona su trabajo por el comportamiento de los padres

Hablamos con Sergio Balaguer: "No sólo arbitramos o entrenamos, estamos educando"

Sergio Balaguer es entrenador y árbitro de baloncesto infantil. A sus 24 años, lleva desde los seis vinculado a este deporte y ahora ha decidido abandonar su trabajo y pasión por culpa del comportamiento de los padres. Hemos invitado a Sergio a ‘La Ventana’ para que nos cuente cuál fue la razón por la cual, dieciocho años después, se ha visto forzado a alejarse del mundo del basket.

Tras dieciocho años vinculado a este deporte, Sergio Balaguer admite que “la degradación en los últimos 5 o 6 años ha sido lo que me ha llevado a tomar esta decisión”, pero insiste, que es “por el entorno, no porque haya dejado de gustarme”.

El pasado sábado, el club en el que trabajaba organizaba un 3x3, una modalidad lúdica del baloncesto que no es tan competitiva como otras, pero muchos padres decidieron saltarse las normas y la educación. “Daban indicaciones a los niños, nos presionaban a quienes estábamos arbitrando, y lo que hiciere falta con tal de que sus hijos ganaran”, cuenta Sergio.

No se trataba de una mayoría de padres, pero había un grupo de unos 15 o 20 padres en la pista de baloncesto, lugar donde no deberían estar porque tendrían que mantenerse en las gradas. Cuando Sergio recordó por megafonía que se trataba de un evento lúdico y de diversión, “los padres se sintieron con la potestad de venir a recriminar que ellos no protestaban, que reclamaban lo que era justo”, denuncia.

“Hace unos años a la salida de un partido un padre del equipo rival intentó agredirme”, dice Sergio, que también reitera que ese caso fue una excepción. Algo bonito del baloncesto que, según Sergio, se está perdiendo es que “antes cuando se acababa el partido estábamos obligados a dar la mano al equipo rival y aplaudir al rival; ahora hay equipos que ya no lo hacen”.

Sergio hace un llamamiento a la reflexión sobre cómo nos comportamos con los árbitros, “yo soy el primero que más de una vez he protestado a los árbitros de malas maneras”. Pero insiste que los árbitros y entrenadores como él, están haciendo su trabajo y por ello, es necesario que los padres no se entrometan; “no sólo estamos trabajando, estamos educando”, dice. Y explica que, “cuando un niño o niña ve que el mensaje entre el entrenador y el padre o madre son contradictorios, suele hacer caso al padre o madre”. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?