Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 26 de Enero de 2020

Otras localidades

¿A setas o a Rolex?

A la reina Isabel de Inglaterra se le acumulan los problemas. Con el heredero envejeciendo a la espera de su momento y tras el escándalo sexual del príncipe Andrés, ahora son los duques de Sussex, Enrique y su mujer, Meghan Markle, los que han anunciado que quieren apartarse de su vida pública para ser económica y profesionalmente independientes. Aunque, en la nota en que hicieron pública su decisión, manifestaron que desearían seguir apoyando a la reina con viajes y labores de representación, lo que en román paladino sería estar en misa y repicando.

En las familias reales, con minúsculas, estas cosas se resuelven con un disgusto. Pero en las familias coronadas, irreales por definición, una decisión así es un campo sembrado de problemas. Habrá que decidir si Enrique sigue en la línea sucesoria, si la pareja mantiene el ducado, si en sus nuevas actividades profesionales podrán rentabilizar su procedencia, o si el contribuyente británico deberá financiar algún aspecto de su nueva vida, como la seguridad. Porque Enrique se irá, pero seguirá siendo hijo o hermano de reyes mientras viva. En realidad, no nos importa mucho cómo resuelvan los problemillas de este principexit, pero como aquí también tenemos una familia coronada, deberíamos tomar nota para anticiparnos a posibles situaciones semejantes.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?