Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 18 de Enero de 2020

Otras localidades

Un gobierno, dos economías

Las pensiones, las subvenciones a los planes de ahorro complementarios y la subida del salario mínimo son algunos de los puntos en los que, al menos hasta ahora, han diferido las ideas de los nuevos ministros de Seguridad Social -José Luis Escrivá- y Trabajo -Yolanda Díaz-.

Pese a que durante la toma de posesión tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias se afanaron en defender que el gobierno que ahora comienza su andadura tiene “varias voces, pero es un mismo gobierno”, las agendas económicas, en materia laboral, la separación en dos carteras -Seguridad Social y Trabajo- ha dado pie a las primeras contradicciones. Ni en materia de pensiones, ni de planes de ahorro complementarios, ni de subida del salario mínimo los nuevos ministros de Seguridad Social -José Luis Escrivá- y Trabajo -Yolanda Díaz- parecen tener una visión común.

En el ámbito de las pensiones, mientras Díaz ha mantenido en el pasado una oposición frontal al Pacto de Toledo, Escrivá revindicaba durante su toma de posesión la necesidad de recuperar ese acuerdo de Estado. Frente a la defensa de las subvenciones a los planes privados del primero, la ministra ha negado sus beneficios. “Me parece que al final se van a mantener – las subvenciones- porque para el conjunto de la economía española es algo positivo y desde luego para el fisco español no es algo muy gravoso” ha defendido en Hora 25 de los Negocios Santiago Lago, Catedrático de economía de la Universidad de Vigo.

La subida del SMI es otra de las piedras de toque entre ambos ministros. El ritmo al que se implementará la subida comprometida -hasta 1.200 euros a lo largo de la legislatura- y la forma, también difiere. “La solución está precisamente en el diálogo social. Es fundamental que la decisión sobre cuándo y en qué medida se va a subir el salario en los próximos años sea decidido entre empresarios y sindicatos. Esta es la garantía de que el acuerdo que salga de las discusiones sea razonable y sea asumible para ambas partes. Sería un error que el gobierno tuviese prisa en fijar un nuevo salario mínimo al margen del acuerdo” ha señalado Lago.

Los cálculos del ingreso mínimo vital tampoco se corresponden en las distintas estimaciones. Mientras que la AIREF -organismo presidido por Escrivá hasta ahora- estimaba un desembolso de 3.500 millones, el PSOE -en 2016- lo situaba en 6.500 millones, los sindicatos, en base al cálculo de la Airef, lo cifraban en 9.000 millones y Unidas Podemos, en 12.000 millones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?